Presidenta de la Reserva Federal de Kansas, Esther George: se necesita la Glass-Steagall para ponerle fin al reino de los DGPQ

13 de enero de 2014

13 de enero de 2014 — Durante su intervención en el Almuerzo sobre Pronósticos Económicos de la Asociación de Banqueros de Wisconsin el pasado jueves 9 de enero, la presidenta de la Reserva Federal de la ciudad de Kansas, Esther George, lanzó un llamado claro a implementar la Glass-Steagall como el medio más efectivo para eliminar a los bancos Demasiado Grandes para Quebrar (DGPQ), restablecer la cordura en el sistema bancario estadounidense y en especial darle el alivio que tan desesperadamente necesitan los bancos de las comunidades locales, a los cuales no ayuda en nada la monstruosidad increíblemente compleja de la ley Dodd-Frank.

George es el principal aliado del ex presidente de la Reserva Federal de la Ciudad de Kansas y proponente de la Glass-Steagall, Thomas Hoenig, y es también una opositora a la Emisión Cuantitativa (EC) y la política de bajas tasas de interés que ha causado estragos en la economía. Ella recomendó en esa reunión que "los responsables de formular las políticas deben considerar alternativas que puedan fomentar tanto un sistema seguro como un marco regulatorio simplificado. Dichas alternativas incluyen el fortalecimiento de la separación de la banca y el corretaje o la adopción de una versión moderna de la Glass-Steagall". Dijo que a pesar de que estas ideas desafortunadamente "se han frenado por considerársele demasiado directas y simplistas", en realidad estas "cambiarían los incentivos de tomar riesgos excesivos y simplificarían a las organizaciones bancarias más grandes, aportando fuertes fundamentos para que las gerencias y las juntas de directores puedan controlar el cumplimiento y el manejo de riesgos... A menos que se le haga frente adecuadamente a los DGPQ y sus ventajas subsidiadas, seguirá en peligro la seguridad económica".

George no menciona explícitamente la legislación existente por el restablecimiento de la Glass-Steagall, aunque en la versión impresa de su discurso se incluye una nota al pie de página en donde se hace referencia a la "Ley Glass-Steagall Siglo 21", patrocinada por la senadora Elizabeth Warren y el senador John McCain, así como también otra nota al pie de página en donde cita los discursos del proponente británico de la Glass-Steagall, Andrew Haldane.

La presidenta de la Reserva Federal de la ciudad de Kansas se anduvo con mucho tacto cuando trató la realidad de la devastación económica de Estados Unidos, cuando afirmó que la perspectiva para el 2014 "es positiva", con una mayor estabilidad económica, mejor demanda del consumidor y crecimiento en el empleo. Pero si atacó de frente el asunto de la Dodd-Frank, y afirmó que es tan rígida y compleja que "no queda claro si el nuevo sistema regulatorio va a ponerle fin en realidad a los DGPQ y reducir por lo tanto el riesgo sistémico que representan los bancos más grandes y el subsidio del que gozan. Mi perspectiva personal es que no se cambian los incentivos de una forma en la que se logre el resultado deseado de un sistema financiero más seguro y más competitivo". El asunto, afirma, son los DGPQ. "Tenemos que lograr la reforma esencial que se necesita para eliminar a los DGPQ que... obstruyen el camino para garantizar un sistema financiero que sirva, no que amenace, al bienestar económico del país".