El aliado de Obama, Erdogan de Turquía defiende al financiero de Al-Qaeda

24 de enero de 2014

24 de enero de 2014 — El Primer Ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, aliado de Obama en la guerra para derrocar a Gadafi y en la campaña actual para derrocar al gobierno de Assad en Siria, es amigo cercano y defensor de Yasin Abdullah al-Qadi, un empresario saudí nacido en Egipto, a quien la Oficina de control de Bienes Extranjeros (OFAC por siglas en inglés) del Departamento del Tesoro de EU ordenó el 12 de octubre del 2001, a raíz del 11 de septiembre, que se le congelaran sus bienes por ser sospechoso de financiar a Al Qaeda.

A pesar de que al-Qadi ha podido quitar su nombre de la lista de sospechosos de terrorismo en varios países europeos, bajo las leyes estadounidenses sigue siendo un "Terrorista global especialmente designado". El 19 de marzo del 2012, el juez John D. Bates en el Tribunal del Distrito de Columbia de EU, desechó la querella de al-Qadi del 2009 para que se quitara su nombre de la lista.

Al-Qadi es también uno de los acusados nombrados en la demanda que presentaron las familias de las víctimas del 11 de septiembre. A pesar de que en el 2010 se había desechado la demanda, esta se volvió a restituir mediante una apelación y específicamente se nombra a al-Qadi como uno de los acusados que se dice es "uno de los principales financiadores mundiales de Al-Qaeda". Al-Qadi, como se argumenta en la demanda del 11 de septiembre, es cofundador de la Fundación Muwafaq, que tiene el propósito de "servir de vehículo para el financiamiento y cualquier otro apoyo de las organizaciones terroristas, entre ellas Al-Qaeda". El otro cofundador es Khaled bin Mahfouz, quien fue presidente y gerente general de National Commercial Bank, que manejaba una división de aviación que operaba en Estados Unidos. Los demandantes sostienen que al-Qadi "manejó la Fundación Muwafaq desde 1992 hasta aproximadamente 1997 con aproximadamente $15 a $20 millones de dólares de su propio dinero".

Erdogan, quien ha trabajado con Obama, en alianza con el Grupo Combatiente Islámico Libios (GCIL), afiliado a Al-Qaeda, y con Al-Qaeda en Siria, en las últimas semanas ha estado maniobrando para tratar de suprimir una diligencia judicial en la misma Turquía sobre sus vínculos con Al-Qaeda y su participación en el embarque de armamento a la oposición en Siria controlada por Al-Qaeda.

En conexión con esta investigación los tribunales turcos emitieron una orden de arresto en contra de Yasin al-Qadi.

Desde hace tiempo se ha sabido sobre la relación de Erdogan con al-Qadi y el papel de al-Qadi en el financiamiento del terrorismo.

El 2 de abril de 2004, en un artículo del Wall Street Journal titulado "La investigación sobre el terrorismo sigue pista del dinero", se informa que en 1998 al-Qadi transfirió $1.25 millones de dólares de su cuenta bancaria en Ginebra, a través de un asociado, a lo que se dice es una compañía pantalla de Al-Qaeda en Turquía, conocida como Maram. Este dinero se destinó a una escuela islámica en Yemen. Maram fue fundada en Estambul en diciembre de 1996 como agencia de viajes por Mamduh Salim quien fue detenido en el 2004 en EU y acusado por el Departamento de Justicia de haber sido el principal funcionario financiero de Al-Qaeda. Se acusa a Salim de haber ayudado directamente en los bombazos de las embajadas estadounidenses en Kenia y Tanzania en 1998.

La escuela de Yemen fue fundada por el sheikh Abdul Mejid al-Zindani, líder de la Hermandad Musulmana de Yemen, quien peleó junto con Obama bin Laden en Afganistán.

El 19 de diciembre de 2002, el noticiero ABC informó que dos investigadores veteranos del FBI recibieron órdenes superiores de que suspendieran la investigación sobre al-Qadi, que ellos estaban conduciendo en Chicago. Habían encontrado que parte del dinero para los ataques a las embajadas norteamericanas en África había provenido de Yasin al-Qadi y que el era uno de los 12 empresarios saudíes sospechosos de canalizar millones de dólares a Al-Qaeda. Todos tenían extensos vínculos comerciales y financieros en Chicago, en donde vivió al-Qadi entre 1979 y 1981, período que coincidió con la visita a Chicago que hizo Osama bin Laden en persona en 1979.

El 24 de enero de 2008 la revista Forbes reportó la estrecha relación de Erdogan con al-Qadi. "Yo conozco al señor al-Qadi" dijo Erdogan en un noticiero de una estación televisora local en julio de 2006. "Creo en el como creo en mi". Forbes agrega a continuación que al-Qadi no es solo amigo de Erdogan sino que es allegado al grupo de empresarios y políticos islámicos en torno a Erdogan.

Otro artículo en el Wall Street Journal de agosto del 2006 informa que al-Qadi fue uno de los primeros y más importantes inversionistas en BIM, una empresa de alimentos fundada por Aziz y Cuneyd Zapsu. H. Cuneyd Zapsu es el asistente personal más cercano de Erdogan, al que comúnmente califican de "ministro del exterior a la sombra" o "la mano derecha de Erdogan".

Al-Qadi también ayudó a financiar Ptech, una compañía de programas de computadora en Boston en 1994. La Administración Federal de Aviación (FAA por siglas en inglés) de EU le pagó a Ptech para que buscara puntos débiles en los planes de respuesta de la FAA ante un posible acto terrorista en el espacio aéreo de EU. Se le dio al equipo de Ptech acceso a todo proceso y sistema en la FAA que tiene que ver con los protocolos de respuesta a la crisis. Este trabajo fue supervisado por Hussein Ibrahim, vicepresidente de Ptech y su principal científico. Ibrahim había sido ejecutivo de BMI Inc. y fungió como vicepresidente y después presidente de BMI Inc, de 1989 a 1995. BMI Inc. era un banco de inversiones regido por la sharia con sede en Nueva Jersey, que al-Qadi ayudó a financiar por 1986. Los programas de Ptech estaban funcionando en los sistemas críticos de respuesta ante el 11 de septiembre de 2001.

La edición del 26 de diciembre de 2013 de una publicación turca en inglés, Today's Zaman publicó un artículo titulado "Yasin al-Qadi y la familia Erdogan". El artículo informa que "en junio pasado el señor al-Qadi y su socio cercano Quth se vieron envueltos en un accidente de tránsito en Estambul y fueron llevados al hospital. Cuando tuvieron el accidente de tránsito, estaba con ellos en el mismo carro el jefe de seguridad del Primer Ministro. Más importante aún, el hijo del Primer Ministro, Bilal Erdogan, fue la primera persona en irlos a ver al hospital e hizo que se borraran de los registros del hospital el hecho de que habían tenido un accidente estando con ellos el jefe de seguridad del Primer Ministro.

"Hasta el periódico pro gobierno Star confirmó los alegatos de que al-Qadi se había reunido con el jefe del MIT [inteligencia turca]. Después de la reunión iban de regreso a Estambul cuando tuvieron el accidente de tránsito estando con ellos en el carro el jefe de seguridad del Primer Ministro, Ibrahim Yildiz".

Aquí tenemos a un financista saudí de Al-Qaeda, reuniéndose con el jefe de inteligencia de Turquía (MIT), acompañado del jefe de seguridad del Primer Ministro. Se ha capturado a miembros del MIT transportando armas para al-Qaeda en Siria.

¿Dónde está la protesta del Congreso? ¿Dónde está la indignación de la OTAN de la cual forma parte Turquía? ¿Hay alguien que piense que Obama no sabe lo que ha hecho y está haciendo su buen amigo y socio en el crimen, el Primer Ministro turco Erdogan? ¿Pudiera ser esta una de las razones de por qué Obama, al igual que Bush antes que el, se ha negado a desclasificar el capítulo de 28 páginas de la Investigación Conjunta del Congreso sobre el 11 de septiembre, que tiene que ver con Arabia Saudita?