Las pláticas de Ginebra sobre Siria cuelgan de un hilo; Kerry se desquicia frente a prospecto de arreglo en Siria

25 de enero de 2014

25 de enero de 2014 — Las pláticas directas entre el gobierno sirio y la oposición siria que se iban a celebrar el 24 de enero en Ginebra no se dieron, pero después de pasar un día platicando con cada una de las partes por separado, el enviado de la ONU y de la Liga Árabe, Lakhdar Brahimi, le dijo a los reporteros que ambas partes se iban a reunir "en el mismo salón" el 25 de enero.

Las agencias noticiosas Al Jazeera y Associates Press informan que Brahimi le dijo a la prensa tarde el viernes que "hemos acordado que mañana nos vamos a reunir en el mismo salón... Esperamos que sea un buen inicio, y que podamos continuar hasta el fin de la próxima semana".

El acuerdo anunciado por Brahimi se produjo a pesar de los esfuerzos indignantes de los medios por darle un giro a las declaraciones del gobierno sirio y destacar prominentemente las declaraciones negativas publicadas por la oposición siria para anunciar anticipadamente una y otra vez que las pláticas están al punto de derrumbarse y el retiro de las partes.

Al Jazeera de Gatar es típica de la corrupción de los medios en la manera en que informan. Aunque reportan el anuncio de Brahimi sobre las pláticas del sábado, el encabezado es "Las pláticas de paz sobre Siria al borde del desplome, pero no han fracasado".

Por su parte, en entrevista el 23 de enero con la televisora Al-Arabiya de Arabia Saudita, el Secretario de Estado de EU, John Kerry, hizo todo lo posible por convertir la salida de Assad como la precondición para cualquier negociación con Siria, condenando con esto, en los hechos, las pláticas de Ginebra II, incluso antes de que empiecen.

Kerry propuso un nuevo gobierno en Siria compuesto de elementos de la oposición, lideres del gobierno actual "que no tengan sus manos manchadas en sangre" y "personalidades en Siria que todo mundo respete". Dijo que con un gobierno así, era concebible que el "ejército sirio se convirtiera en instrumento en contra de los elementos extremistas radicales" que apoyaría y hasta armaría EU.

En un esfuerzo condenado al fracaso para que los alauitas, chiítas, cristianos y otras minorías dejen de apoyar al actual gobierno sirio, Kerry hasta promete tropas de las fuerzas de paz extranjeras (no tropas estadounidenses) para proteger a las minorías en Siria; dijo que "si se puede lograr la paz en Siria, si hay un acuerdo de paz, hay muchos países que ya han ofrecido redoblar el paso y ser parte de las fuerzas de paz en la nueva Siria. No hay duda de que estamos todos preparados para contribuir a ofrecerle protección a todas las minorías. Yo le digo a los alauitas que están combatiendo con la creencia de que alguien como Assad los puede proteger: esto no es cierto. Assad los pone en riesgo actualmente. Assad pone en riesgo a toda Siria hoy. Assad es responsable de la posible desintegración de Siria".