El desplome del acarreo de fondos al revés desata el pánico financiero en los mercados emergentes

25 de enero de 2014

25 de enero de 2014 — Un analista financiero le dijo al diario Wall Street Journal que la situación es de "completo estado de pánico", luego de que las monedas de los principales mercados emergentes se desplomaron el viernes 24, junto con la correspondiente caída en los mercados de bonos y de acciones en Europa, Asia y en Estados Unidos, en la medida en que los pequeños inversionistas retiraron sus apuestas del capital especulativo que habían depositado en los mercados financieros del sector en desarrollo durante los últimos años, una cantidad que llegó a los $7 billones de dólares en total.

El "acarreo de fondos", la práctica especulativa de obtener préstamos baratos en los mercados de Estados Unidos y otras partes, para colocarlos en países como Argentina, Brasil, Turquía, Ucrania, Sudáfrica, Tailandia y Rusia, entre otros, donde la diferencia de tasas de interés les daba enormes ganancias de papel, ha elevado artificialmente el tipo de cambio en el mercado de esos países.

Ahora, con el telón de fondo de la desintegración del sistema financiero transatlántico, se dice que ese acarreo de fondos depredadores se está regresando a sus lugares de origen, como manifestación del nerviosismo porque la Reserva Federal de Estados Unidos comenzó a reducir su política de imprimir dinero para pasarlo a los bancos casi sin interés, la llamada Emisión Cuantitativa. Eso le ha quitado a esos países "emergentes" el piso en que se sostenía el valor artificial de sus monedas en los mercados especulativos, y se han desplomado a niveles récord. En los países que el imperio británico tiene en la mira para eliminarlos, como Argentina, debido a que han rechazado los dictados financieros de la City de Londres, Wall Street y Londres han metido la mano para empujar más ese proceso.

En medio de toda la cháchara sobre el "contagio", o de la especulación de los depredadores financieros sobre donde parecen haber las mejores "oportunidades de compra", nadie fuera del movimiento de LaRouche señala que este caos es una política deliberada de genocidio y destrucción de los Estados nacionales, provocada por la facción Zeus, que están llevando la situación al extremo de volar al mundo en pedazos. Entre los que parlotearon al respecto, destaca el director del diario británico Financial Times, Lionel Barber, que aprovechó el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, para fingir sorpresa ante la debacle de los mercados emergentes, diciendo a los pobres banqueros ahí reunidos que van a tener que "reevaluar" la situación, y mostró su preocupación de que pueda haber mayor "contagio" todavía.

"Hasta ahora son los pequeños inversionistas los que han empacado su equipaje y se han mudado de allá", informó el servicio noticioso británico Reuters, y advierte que "si se les unen y cuando lo hagan, las firmas institucionales, hay un riesgo de fuga de capitales al mayoreo". El cartel de los banqueros, conocido como Instituto de Finanzas Internacionales, espera que el ingreso de capitales financieros hacia los mercados emergentes en este año 2014 caiga a $1.029 billones, una reducción de grandes proporciones.