Crece la violencia en Ucrania. Yakunovych ofrece sacrificar el gobierno pero la oposición exige más

27 de enero de 2014

 

27 de enero de 2014 — El viernes 24 continuaron las consultas políticas con dramáticos anuncios que se sucedieron uno tras otro. El Presidente Victor Yanukovych ofreció sacrificar el gobierno del Primer Minsitro Mykola Azarov y asignar a los dirigentes de la oposición para que formen el nuevo gobierno. Se negaron presentando nuevas demandas a la vez que proclaman que ellos están listos para gobernar y seguir adelante con el acuerdo con la Unión Europea (UE) que Yanukovych paró en noviembre pasado.

El jueves Yanukovych había dicho que en la sesión del Supremo Rada del 28 de enero se iban a hacer concesiones y acuerdos, pero después de otra noche de humo y levantamiento de barricadas en Kiev y choques en una docena de ciudades por todo el país, él y su grupo de trabajo sostuvieron pláticas el viernes por más de tres horas con dirigentes de la oposición en el Parlamento. El subjefe de personal de Yanukovych, Andrey Portnoy, salió a anunciar que el Presidente había ofrecido concesiones relacionadas a la liberación de manifestantes detenidos, reformas a la Corte Constitucional, y negociaciones para regresar a la Constitución de 2004 (la oposición quiere reducir la expansión de los poderes presidenciales de los años recientes). También subieron en el sitio electrónico del Presidente una declaración de un miembro del equipo de trabajo, la Ministra de Justicia Yalena Lkash, en el sentido de que Yanukovych le había ofrecido el puesto de Primer Ministro a Arseni Yatsenyuk, líder del partido Batkivshchyna (Patria) y un puesto especial como viceprimer Ministro de Derechos Humanos al líder del Partido Udar, Vitali Klitschko. Si ellos aceptaban, dijo Lukash, Yanukovych iba firmar un decreto para deshacer el actual gobierno del Primer Ministro Mykola Azarov.

El New York Times cita al viejo dirigente de Freedom House de EU, Adrian Karatnycky (ahora en el Concejo Atlántico) berreando; "Yanukovych parpadeó". Pero Yatsenyuk mandó un tuit: "No hay acuerdo". Hablando ante los Euromaidans (los manifestantes de la Plaza Maidan a favor de la UE) esta tarde, Yatsenyuk gritó que la oposición está lista para dirigir el país, pero no hasta que se cumplan con más de sus demandas, entre ellas el rechazo total a las leyes del 16 de enero que regulan las manifestaciones y la liberación de la ex Primera Ministra, Yulia Tymoshenko, quien está encarcelada. Y dejó en claro que sus intenciones son que Ucrania regrese a negociar con la UE: "Yanukovych dijo que la oposición podría encabezar el gobierno. ¿Cuál es nuestra respuesta? ¿Estamos listos para asumir esta responsabilidad? No tememos asumir la responsabilidad del destino de nuestro país. Aceptamos esta responsabilidad, pero esto significa orientar a Ucrania hacia Europa. Estamos preparados para dirigir Ucracia hacia la UE".

También habló desde el podio el ex ministro del gobierno y financiador de los agitadores a favor de la UE, Piotr Poroshenko. Recién desembarcado de codearse con la pandilla financiera internacional en Davos, Poroshenko prometió a gritos que "después de que ganemos"vamos a limpiar la calle Hrushevsky y el estadio Dynamo.

En los enfrentamientos en Kiev del viernes hay videos televisados del Ministro de Energía y Carbón, Edward Stavytsky, negociando con los manifestantes para que regresen el edificio del ministerio, tomado por la fuerza en los combates nocturnos. Ese Ministro confirmó que todas las plantas nucleares de Ucrania están en alerta roja ante posibles ataques. En la tarde, las guerrillas estaban sitiando la Casa Ucrania, un edificio en donde se rumoraba que se habían congregado fuerzas especiales del gobierno. Durante el día, el Ministro de Asuntos Internos Vitali Zakharchenko denunció que las guerrillas estaban acumulando depósitos clandestinos de armas en el edificio del Cabildo y Sindicatos, que han tenido bajo su poder desde hace dos meses. "Cualquiera que se quede en el Maidan y en estos edificios va a ser considerado un extremista" dijo ominosamente Zakharchencko, y agregó que "la comunidad internacional no tiene derecho a cerrar los ojos ante las acciones de los extremistas en Ucrania".

Se han producido enfrentamientos en las capitales de ocho regiones de Ucrania, incluyendo no solo las zonas occidentales sino también Poltava en el centro del país. En algunas regiones se apoderaron de edificios del gobierno, mientras que en otros la policía logró repeler los intentos por tomarlos a la fuerza.

En la cobertura de los medios televisivos de Rusia se sigue enfatizando el tema de los "combatientes extranjeros" metidos en Ucrania, que plantearon el jueves Yanukovych y el vicepresidente del Partido de las Regiones, Olech Tsaryov. Canal Uno de Rusia cita a "expertos" que dijeron que los cuadros combatientes en la plaza Maidan han sido entrenados y están encabezados por personas con experiencia en combate en Siria, Chechenia y Osetia del Sur, y que "existe cierta información" de que también están involucrados veteranos del contingente ucraniano en Iraq, como parte de la "coalición de los dispuestos".

La dirigente del Partido Socialista Progresista de Ucrania, Natalia Vitrenko, emitió una declaración autorizada por la dirección del partido que se reunió el viernes. En su declaración, ella caracteriza la situación actual como el resultado coherente de los intentos de los financieros internacionales para apoderarse de Ucrania y de toda Europa Oriental, contra lo que ella ha estado luchando desde 1991. "Hoy la oligarquía ucraniana", señaló Vitrenko, "con el temor de perder lo que han saqueado, se ha aliado con la UE y con los imperialistas estadounidenses para vender Ucrania a la Unión Europea… Metieron a los neonazis ucranianos a la arena política y los están alentando con el propósito de forzar la firma de un traicionero Acuerdo de Asociación a la UE. Bruselas y Washington, en alianza con la oposición parlamentaria ucraniana han optado por el terrible escenario de desatar una guerra civil". Vitrenko hizo un llamado al Presidente Yanukovych a declarar el estado de emergencia para enfrentar la situación.

Así mismo, Vitrenko se ha unido a otras 28 personalidades políticas ucranianas que apelan a la ONU, y hacen un llamado a la Unión Europea y al gobierno de Estados Unidos para que detengan su intervención y respaldo a los terroristas, y su incitación a la guerra civil y al golpe de Estado.