CRÉDITO HAMILTONIANO: El aumento de la productividad del hombre

8 de julio de 2013

8 de julio de 2013 -– Los siguientes son extractos de la videoconferencia de Lyndon LaRouche que transmitió LaRouchePAC el viernes 5 de julio[1], en donde LaRouche ilustra de manera pedagógica el principio elemental del crédito de acuerdo a como lo entendía originalmente el fundador del Sistema Americano de economía, Alexander Hamilton.

LAROUCHE: Primero que nada, sobre el crédito: no se confundan el crédito. Tomemos el caso del agricultor estadounidense que operaba de acuerdo a las políticas de nuestro prócer descubridor [Alexander Hamilton]. Lo que sucede es lo siguiente: se parte del proceso de la agricultura, de producir alimentos. Porque lo primero que tiene que hacer la humanidad es producir alimentos, ¡a menos que se quieran comer a su vecino o cosas por el estilo!

Entonces, digamos que eres un agricultor del siglo 18. ¿Qué haces? Bueno, producir alimentos. Desarrollas los medios para producir alimentos, sobre la base de lo que puedes obtener de la tierra de cultivo, y de los utensilios y demás que puedes utilizar para ayudarte en el cultivo. Entonces, ese es el punto de partida.

Ahora bien, cuando produces alimentos, tienes un período: cuando empieza la estación, plantas la semilla, luego la cultivas, y luego cosechas los alimentos. Ahora, estás en una sociedad, una sociedad que va a progresar. ¿Por qué va a progresar? Porque va a desarrollar cosas que son útiles para los productores de alimentos, en efecto. De manera que se pueda obtener maquinaria y otras cosas que te permitan como agricultor hacer cosas que aumenten la productividad.

Pero luego, digamos, si quiero aumentar mi productividad más aún, tengo que ir con mi vecino y elaborar un acuerdo en cuanto a tecnología, para producir cosas que sean útiles para la comunidad agrícola, la comunidad que produce alimentos; la actividad forestal también, todo. Entonces, se empieza con la siembra de acuerdo con la estación; llega el momento en que se tiene que cosechar, digamos en octubre; ¿y luego que se hace? Se llevan los alimentos al mercado, ¡muy sencillo!

Ahora, ¿qué sucede? ¿Pero cómo se paga? ¡Ah! Bueno, la persona que hace los utensilios y cosas similares a esas para la producción, aparte de la agricultura, le va a pagar por lo que produce como alimentos. No solo al agricultor, sino para el que procesa el producto del trabajo del agricultor y todo lo demás, o al proveedor.

Así que, la característica inherente de una sociedad no oligárquica, es que todos contribuyen a la profesión de todos, una parte necesaria de todo el asunto, y amplía la cantidad de profesiones disponibles. Esto significa que como resultado, ahora produces alimentos; ese es el valor. Pero también vas a utilizar ese valor para hacer maquinaria y todo lo demás, lo cual aumenta la productividad de la sociedad.

Entonces, no se trata de una política de "vas a hacer esto o vas a hacer lo otro". Se trata de una política de ¿cómo tomas en cuenta el esfuerzo total de la humanidad para mantener y aumentar la productividad de la vida, de la vida humana y de otras formas de vida? Esto significa que la cantidad total de lo que te pagan, en términos de producto, incluye esta interacción.

Así que no es el misterio de que tenga que haber alguien que viene por ahí con un palo golpeando a la gente y diciendo "este va a ser el precio". Sale como un precio natural, como lo señalaba el fundador de nuestro sistema [Hamilton], y ese es el sistema.

Así que, lo que tenemos que preguntar es: ¿Qué es lo que no necesitamos? ¿Qué es eso que estamos pagando y no lo necesitamos en la sociedad? ¿Algo que podríamos eliminar y haría que las cosas costaran menos para la mayoría de la gente...? ¡Wall Street, por ejemplo! ¡Eliminar Wall Street! Y cualquier sistema bancario que no haya eliminado a Wall Street, se le debe eliminar, por métodos naturales: No vale la pena pagar por ellos.

Así que la idea es eliminar Wall Street, y eso es lo que tenemos que hacer ahora. Si queremos salvar a Estados Unidos, lo primero que tenemos que hacer es eliminar a Wall Street. ¡Eliminarlo simplemente! No produce nada para alimentar a la gente; más bien al contrario, no son más que chupasangres de la humanidad. ¡No necesitamos ese tipo de bancos! ¡Nunca ha habido necesidad de ellos! ¡Y no vamos a pagar por ellos!

Hay componentes de la productividad que conocemos como seres humanos; como sociedad, sabemos que estas cosas interactúan y son interdependientes. Queremos que esas cosas interdependientes se mejoren, que crezcan, para mejora. Porque va a haber una política que se b asa en esto. Y ese es nuestro sistema. Ese es el sistema de Alexander Hamilton.

Si recuerdan, cuando se implementaba la Constitución y trataban de convertir a esa constitución en un sistema [nacional], esto es exactamente lo que se hizo: Y los documentos están ahí todavía, todas las recetas están ahí. No hay ningún misterio. Alexander Hamilton entendía todo esto. El lo planteó, ¡y eso es lo que funciona!

Pero el problema era que, los europeos que estaban atados en gran medida, sumamente, a los sistemas oligárquicos, y estos sistemas oligárquicos, que son depredadores por naturaleza, depredadores por naturaleza de manera instintiva, crearon una situación en la que nosotros, en las Américas antes y luego en Estados Unidos, nos enfrentamos a un sistema europeo que estaba podrido, y que era enormemente derrochador, con sobreprecio, todo. Podíamos hacerlo de manera más económica.

Por ejemplo, nuestra producción, nuestro crecimiento en la agricultura y en otras cosas, en el transcurso de la Guerra Civil, generó uno de los mayores aumentos y más rápidos en la productividad que haya visto el mundo. Y eso lo hemos hecho un par de veces. Bajo [Franklin] Roosevelt, por ejemplo; la manera como Roosevelt enfrentó el problema, funcionó de manera similar. No se planteó de la manera como yo lo planteo aquí, exactamente, pero la mayoría de la gente que estaba haciendo eso, como [Henry] Wallace y demás, entendían exactamente que era esto.

La fuente de ingreso de la humanidad produce el tipo de cosas que la hace más productiva. Ese es un concepto muy sencillo, el cual los europeos tienden a no tener. Los europeos han sido influidos por el progreso en esa dirección, a menudo, en diferentes partes del mundo. Pero nosotros, en Estados Unidos, fuimos únicos en este respecto. Y lo que sucedió en la Colonia de la Bahía de Massachusetts, en la época anterior a que la aplastaran los holandeses, fue una cosa similar.

Este concepto se ha difundido hacia Europa, donde se encuentran partes enteras de Europa que han sido influidas por fuentes americanas, por las cosas similares que se desarrollaron de otra manera dentro de Europa. Entonces, este es nuestro sistema. Este es el Sistema Americano, en donde hay culturas europeas y otras que hacen, o tratan de hacer, más o menos lo mismo.

El problema ha sido el interés de los británicos: todo el tipo de gente en Estados Unidos que han tratado de aplastar este concepto. El problema es que nuestra gente ha perdido este concepto, porque están lavadas de cerebro, creen en el lavado de cerebro, y por lo tanto no se dan cuenta de que tan elemental es este principio, cuando menos en este nivel. Lo mismo se aplica en nivel superior, pero sin ir a esos niveles de sofisticación, esa es la situación.

Si entendemos lo que hizo Alexander Hamilton para hacer posible que funcionara realmente la economía de Estados Unidos, y simplemente nos empapamos de esa comprensión, no tiene nada que ver con cómo se maneja el dinero. Se trata de encontrar una idea natural del uso del dinero, exactamente como lo planteó Alexander Hamilton en sus documentos publicados. Todo está ahí.

Y es natural, en el sentido de que las relaciones de producción, o las interrelaciones de producción y progreso, dictan eso. Es la única manera de hacer las cosas.

Vínculo:
[1] http://spanish.larouchepac.com/webcast-2013-07-05