Putin advierte sobre la oposición racista antisemita en Ucrania

31 de enero de 2014

31 de enero de 2014 — El presidente ruso Vladimir Putin sostuvo una conferencia de prensa en Bruselas, después de la reunión cumbre Unión Europea-Rusia, que se caracterizó por los severos desacuerdos sobre Ucrania. Le advirtió a la UE que las fuerzas de oposición que están respaldando están siendo tomadas por elementos racistas antisemitas.

"Por ejemplo" informó Putin, "un sacerdote en el occidente de Ucrania está haciendo llamados a la muchedumbre a que vayan a Kiev a derrocar al gobierno para poder, según sus propias palabras, evitar que los negros, los russkies (despectivo por rusos) y los yids (judíos) nos digan lo que podremos hacer en nuestra propia casa. Primero que todo, es asombroso escuchar esto de un a figura religiosa. Segundo, esto es un nacionalismo radical del tipo que es totalmente inaceptable en el mundo civilizado".

Putin también afirmó que Rusia no va a cancelar su acuerdo económico con Ucrania (tanto el préstamo por $ 15 mil millones como los arreglos sobre el precio del gas) solo porque se forme un nuevo gobierno con la renuncia del Primer Ministro Azarov. Pero si puso de relieve que el acuerdo se acaba, si Ucrania firma con la UE; el acuerdo depende de que cualquier gobierno ucraniano use estos fondos "para generar un efecto positivo en el desarrollo", aunque "nosotros, a diferencia del FMI, no designamos estrictamente los términos de este préstamo en los documentos", subrayó Putin. Agregó que si jalan a Ucrania a la Unión Europea (UE), "entonces no vamos a poder mantener nuestro régimen preferencial".

Putin también criticó acremente la intromisión de la UE, comentando el viaje de ayer de Catherine Ashton: "Entre más intermediaros hayan mayor serán los problemas. No estoy seguro de que Ucrania necesite intermediarios".

La cobertura del New York Times destaca que es posible que la UE se vaya a ver en dificultades tratando de reemplazar el acuerdo ruso, citando a Michael Emerson, ex enviado de la UE a Rusia y actual analista del Centro sobre Política Europea, quien dijo: "Si es derrocado Yanukovuch, cuando lo sea, el nuevo gobierno va a recurrir a la UE por ayuda. Es el momento de que nosotros aumentemos nuestra contribución". El problema para la UE es "qué puede ofrecer que no sean solo palabras de aliento", escribe el Times. "El [Emerson destaca que la única posibilidad es que Europa se una al FMI en el financiamiento del paquete de asistencia a Ucrania, estancado desde hace tiempo".