Rusia manda a volar a McFaul

7 de febrero de 2014

7 de febrero de 2014 — Muchos en Rusia se alegraron de leer en el blog del embajador de Estados Unidos en Moscú, Michael McFaul, que pronto dejará Rusia, después de una estancia de solo dos años, cuando el promedio es de cuatro años. El comentarista Dmitri Babich expresó esos sentimientos en un comentario en Voice of Russia el miércoles 5, donde dice que "la permanencia en el cargo de McFaul en Moscú fue extremadamente desafortunada, extremadamente infructuosa" y fue un contraste terrible con el profesionalismo de su predecesor, el diplomático de carrera John Beyrle. En particular, Babich dice, la gente recuerda que McFaul como embajador envió un mensaje vía Tweet diciendo que Rusia era un sitio 'salvaje', y anteriormente, en calidad de representante del Instituto Democrático Nacional y después del Centro Carnegie, había cultivado relaciones con la oposición política extraparlamentaria en Rusia".

La agencia AP informó el jueves 5 que McFaul dijo que "su mayor frustración después de dos años de embajador era 'nuestra incapacidad para disipar el mito de que Estados Unidos y el gobierno de Obama, y yo personalmente, estamos tratando de fomentar una revolución en Rusia".

Ciertamente. En la Parte 2 del expediente de la EIR del invierno del 2012 sobre los intentos de la "Revolución Blanca" para desestabilizar al Presidente ruso Vladimir Putin, se cita la entrevista de McFaul con Slon.ru del 2011: "La mayoría de los observadores de Rusia son diplomáticos, o especialistas en seguridad y control de armas. O en la cultura rusa. Yo no tengo nada de eso. No puedo recitar a Pushkin de memoria. Soy un especialista en democracia, en movimientos antidictatoriales, y revoluciones".

Ese artículo en la EIR del 3 de febrero del 2012 ("El programa democrático de Michael McFaul y sus amos en Oxford") [http://www/larouchepub.com/other/2012/3905destab_ russia_mcfaul.html] se reprodujo en Rusia en casi un centenar de sitios electrónicos y recibió multitud de enlaces en foros y tweets.

En ese expediente, EIR documenta el entrenamiento en Oxford de McFaul y de la actual Asesora en Seguridad Nacional, Susan Rice, así como también el patrocinio de Oxford a Gene Sharp, autor del manual de las "revoluciones de colores" de las últimas dos décadas. Varios aspectos de ese expediente son pertinentes para la crisis actual en Ucrania, que amenaza con desatar una guerra civil. Vale la pena repasar algunos:

Del expediente de EIR sobre McFaul:

* * El mentor de Rice, sir Alan Roberts y su colega asociado Timothy Garton Ash encabezaron el proyecto "Resistencia civil y política del poder: dimensiones internas e internacionales". Ash actualmente anda extremadamente activo sobre Ucrania; el mes pasado firmó un llamado de los dizque "intelectuales mundiales" en apoyo a los Euromaidans. El 2 de febrero en su columna regular en el diario británico The Guardian, Ash aconsejaba no reaccionar demasiado ante lo que el llamó la "periferia" neonazi en las acciones callejeras en Ucrania. La mayoría de los activistas derechistas, aseguró, "se consideran combatientes revolucionarios nacionalistas que combaten por independizarse de Rusia"

* * El expediente sobre los entrenadores de McFaul en Oxford también demostró que los grupos paramilitares neonazis violentos y los orquestadores de las supuestamente pacíficas "revoluciones de colores" no eran cosas separadas; más bien, cada una de ellas era una forma de guerra irregular. El patrocinador financiero del manual sobre las revoluciones de colores de Gene Sharp, fue el profesor de Harvard Thomas Schelling (que después resultó laureado con el Nobel "por haber mejorado nuestro entendimiento de los conflictos y la cooperación mediante el análisis con la teoría del juego"), utilizando los fondos de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados (ARPA, por sus siglas en inglés) del Departamento de Defensa de EU.

Schelling escribió sobre The Politics of Nonviolent Action (La política de la acción no violenta) de Sharp: "La idea original fue someter toda la teoría de la acción política no violenta, junto con una historia completa de su práctica en todas partes del mundo desde los tiempos de Cristo, al mismo escrutinio frío y detallado a las que se supone invitan la estrategia y las tácticas militares. Ahora que tenemos el libro de Gene Sharp, de lo que carecemos es de un estudio igualmente abarcador y cuidadoso de la política de la acción violenta... Es una lástima que no teníamos ese otro libro, el de la acción violenta. Sería bueno comparar los dos en detalle".

Por allá por 1961, Schelling corrió programas para computadora sobre elaborados juegos de simulación de guerra nuclear en Campo David con Henry Kissinger, el Asesor de Seguridad Nacional McGeorge Bundy y otros. Como lo describe la investigadora Esther-Mirjam Sent, la teoría de guerra desarrollada por Schelling —es decir, por uno de los abuelos intelectuales de McFaul— "consistía en la disuasión nuclear, manejo de crisis, guerra limitada, control de armas y coerción e imposición".