Grupos paramilitares neonazis ejecutan golpe de Estado en Ucrania pasando por encima del acuerdo impuesto por la Unión Europea

24 de febrero de 2014

24 de febrero de 2014 — En una videoconferencia por Internet el pasado viernes 21, la dirigente del Partido Socialista Progresista de Ucrania, Natalia Vitrenko, advirtió que el acuerdo firmado ese día entre el Presidente Victor Yanukóvich y los lideres de la oposición en el Parlamento, no va detendría totalmente la tragedia que se desenvuelve en Ucrania, sino que era "solo una coma". En efecto, horas después del acuerdo, los radicales que controlan ahora el campamento de Euromaidan en la Plaza Independencia en Kiev denunciaron el acuerdo y exigieron la salida inmediata de Yanukóvich. El domingo, la Rada Suprema (Parlamento) siguió exactamente estas directrices.

La Rada aprobó leyes para entablarle juicio político a Yanukóvich y para convocar a elecciones presidenciales no para fines de año, como se había establecido en el acuerdo de ayer, sino para el 25 de mayo. Se votó a favor de la inmediata liberación de la ex Primer Ministra Yulia Tymoshenko de su prisión hospital; para la tarde de ese día, ella estaba dando un discurso en el entarimado de la Maidan. Las fuerzas del Ministerio del Interior abandonaron Kiev, dejando las calles bajo control de las milicias de la Maidan. Yanukóvich voló a la ciudad oriental de Kharkov, y le abrieron las puertas de la casa en Kiev a los reporteros que se pasaron todo el día hurgando entre sus papeles y tweeteando lo que habían encontrado sobre el estilo de vida y las operaciones políticas del Presidente.

El Parlamento nombró a Arsen Avakov, miembro del Partido Batkivshchyna, como Ministro del Interior. Avakov inmediatamente dijo que planeaba incorporar al movimiento neonazi Banderista Sector Derecha y a las unidades de autodefensa de la Maidan como parte del Ministerio.

Otro aliado de Batkivshchyna y Tymoshenko, el exministro del Interior Yuri Lutsenko, le dio las gracias profusamente al Sector Derecha y su líder Dmytro Yarosh desde el entarimado de la Maidan anoche. El Sector Derecha por su parte continua en escalada. Cuando el recién nombrado presidente de la Rada Suprema, Alexander Turchynov, del Batkivshchyna, anunció el domingo que la Maidan había logrado sus objetivos y que la gente se podía ir a su casa, el Sector Derecha publicó su rechazo, diciendo que no iban a dejar la Plaza Independencia. El líder de Causa Común (conocido por sus iniciales ucranianas de "SS"), Alexander Danilyuk, subió un mensaje a la red donde dice que "Los Maidan van a decidir por ellos mismos cuando dispersarse". Hizo un llamado a un "cambio total", rehabilitación de prisioneros políticos, prohibición del Partido de las Regiones y del Partido Comunista de Ucrania. "Y eso no es más que el principio" dijo Danilyuk. Existen grabaciones de Yanosh diciendo que la guerra en contra de Rusia es inevitable.

Desde Kharkov, Yanukóvich caracterizó los acontecimientos en la capital como un glpe de Estado e insistió en que el no renunciará. "Todo lo que ha sucedido hoy es, en gran medida, vandalismo, bandidaje y un golpe de Estado", dijo Yanukóvich en una declaración por televisión. Dijo que las leyes que emitió la Rada el viernes y el sábado son "ilegales", y el no las firmó ni las firmará, y comparó la situación con el levantamiento de los nazis en los 1930. Yanukóvich informó que le habían disparado a su automóvil, pero dijo: "Yo no tengo miedo. Estoy abrumado de la pena por mi país. Siento responsabilidad". Luego se informó que había salido hacia Donetsk.

En Kharkov se reunieron el fin de semana algunos gobernadores, funcionarios regionales y legisladores de las regiones del este y sur de Ucrania, con observadores de Rusia. Hicieron un llamado para que las autoridades regionales aseguren el orden constitucional, en especial tomando medidas para proteger los depósitos de armas. La reunión adoptó una declaración en el sentido de que "las últimas decisiones del parlamento nacional fueron tomadas bajo condiciones de terror, amenazadas de violencia y de muerte". Hacen un llamado par la formación de milicias de defensa regional. Los observadores rusos, incluyendo los líderes de las comisiones de asuntos exteriores de la Duma del Estado y del Consejo de la Federación, señalaron que las decisiones adoptadas ahí fueron positivas.