Escuadrones de matones nazis se apoderan de Ucrania

28 de febrero de 2014

28 de febrero de 2014 — La red informativa rusa Russia Today del miércoles 26 documentó con una serie de informes sobre la situación en el oeste de Ucrania, cómo pandillas de matones se están apoderando de Ucrania. Ayer, Alexander Myzychko, un conocido activista del "Sector Derecha" y excombatiente contra las tropas rusas en Chechenia, obligó a punta de pistola a que funcionara el parlamento regional de Rovno, después de irrumpir con una AK-47 y preguntarles: "¿Quién me quiere quitar mi ametralladora?... ¿Quién me quiere quitar mis cuchillos? ¡Los reto!".

"El lunes, la oficina de la fiscalía en la región de Volyn en el oeste de Ucrania y miembros del Partido de las Regiones en la región adyacente de Rovno dijeron que los radicales los estaban presionando y exigiendo su renuncia. Los 24 funcionarios de la oficina de la fiscalía en Volyn dieron a conocer una declaración denunciando que los radicales del Sector Derecha los están intimidando con "amenazas de agresión física a ellos y sus familias... exhibiendo armas de fuego, metiéndose a las instalaciones de las instituciones públicas, incluyendo la oficina del fiscal y exigiendo el despido de la administración".

El Vicepresidente del Partido de las Regiones en Rovno, Alla Ivoylovoy dijo que "jóvenes encapuchados armados entraron por la fuerza en los hogares" de miembros del partido, exigiendo una lista de los activistas que "participaron en la llamada protesta contra los de la Plaza Maidan, amenazándolos con violencia física y prenderle fuego a sus hogares".

El lunes hombres cargados con cajas de bombas molotov le prendieron fuego a la casa del líder del Partido Comunista Ucraniano, Pyotr Symonenko.

El ex jefe de la Administración Presidencial, Andrey Klyuyev, recibió una herida de bala en la pierna después de que fue atacado cuando viajaba de Crimea a Kiev. Su casa fue asaltada dos veces, el 23 y 24 de febrero, por asaltantes desconocidos. El ahora se encuentra hospitalizado con heridas que no ponen en peligro su vida.