El punteo de la campaña demócrata de Kesha Rogers para el Senado provoca histeria y esperanza

26 de febrero de 2014

26 de febrero de 2014 — Desde el diario de la capital del estado, Austin American-Statesman hasta el Dallas Morning News y los sitios electrónicos de noticias a nivel nacional, el resonante punteo que lleva Kesha Rogers en las primarias demócratas para el Senado no solo está llamando la atención. A menos de una semana antes de las votaciones del 4 de marzo, la campaña está generando histeria entre los apologistas de Obama, y comentarios como el siguiente que hace un lector de statesman.com: "¡Por fin! Un demócrata inteligente que ve al Gran Pretendiente por lo que es. Quizás haya esperanza para el partido".

El artículo del Statesman, cuyo encabezado dice "Dem's Fighting Words: U.S. Senate 'front-runner' Kesha Rogers wants to impeach President Obama", [1] (Palabras de combate de los demócratas: la 'candidata de punta' por el Senado, Kesha Rogers, quiere llevar al Presidente Obama a un juicio político) da a conocer una encuesta de la Universidad de Texas y del Texas Tribune [2] que se publicó el lunes 24: "Y la verdadera maravilla, Kesha Rogers, con el más precario de los presupuestos, lleva la delantera en la contienda demócrata para el Senado de Estados Unidos, con un 35% de respaldo entre posibles electores, frente al 27% de David Alameel, el 15% de Maxey Scherr, 14% de Harry Kim, y 9% de Michael Fjetland.

"¡Santo Steve Stockman, Batman!"

El artículo contrasta el respaldo evasivo al enjuiciamiento político de Obama que ha manifestado el comedido representante Steve Stockman, con el modo agresivo y directo de Kesha Rogers.

Stockman: "Es con dolor de corazón que anuncio que estoy considerando una Resolución para enjuiciar políticamente al Presidente de Estados Unidos, Barack Hussein Obama. Hago esto sin regodeo o rencor partidista, sino más bien por obediencia al juramente que hice de defender y mantener la Constitución. Esto solo será posible si tengo cientos de miles de personas que me apoyen. Ustedes tienen el poder de determinar el futuro de nuestra república constitucional. Por favor háganme saber si ustedes me darán su respaldo para enjuiciar al presidente".

Luego, lo que el Stateman llama una "respuesta firme de Rogers": "Mi propio Partido Demócrata debe procesar a Obama por cargos reales de juicio político, luego debe llevar a votación bipartidista la Ley Glass-Steagall para aplastar el poder que tiene Wall Street sobre nuestra economía, y utilizar crédito federal para financiar proyectos para generar empleo estratégicos a nivel nacional, en infraestructura hidráulica, energía nuclear, exploración espacial, y áreas de alta producción similares. Esto detendrá el estancamiento al que nos llevan las tonterías partidistas".

Este artículo, que es acompañado por grandes fotos de la candidata, continúa reproduciendo amplias citas de Rogers, antes de citar a un idiota consultor del Partido Demócrata, Jeff Rotkoff, que para tratar de explicarse por que Rogers va a la cabeza, saca de la manga el refrito de 1986 para excusarse de las victorias que obtuvieron en todo el estado de Illinois los candidatos larouchistas, Janice Hart y Mark Fairchild, y dice: "Supongo que solo diría que puedes decir que soy algo escéptico de que esos números reflejen el resultado final. Rogers obviamente debe estar beneficiándose de algunos nombres de carnet sobrantes de elecciones anteriores, o de la naturaleza genérica de su apellido. Muy a menudo vemos candidatos que tienen apellidos que suenan genéricos y tienen resultados un poco mejores que los que tienen apellidos muy específicos. Yo me inclino más por esto último que por lo otro".

Cuando el periodista le preguntó a Kesha si ella piensa que este es el caso, respondió elocuentemente: "No".

Otros artículos que señalan el liderazgo de Kesha en esta encuesta se pueden encontrar en slate.com, dailykos.com, hotair.com, y newsone.com "for Black America", entre otros. En muchos otros sitios electrónicos otros artículos también informaron de esta encuesta, la cual se realizó entre los votantes probables en las contiendas elecotrales estatales.