Vitrenko: el Golpe de Estado en Ucrania es una amenaza para la seguridad europea

4 de marzo de 2014

3 de marzo de 2014 — El siguiente es un comunicado de prensa dado a conocer por la delegación ucraniana compuesta por la doctora Natalia Vitrenko, Volodymyr Marchenko, Valeri Sergachov y Andrei Volodko, quienes realizan actualmente una gira por Europa.

Conferencia de prensa de la delegación de partidos políticos de la oposición de izquierda en Ucrania

Paris, 27 de febrero de 2014.- El curso hacia la firma del Acuerdo de Asociación, que llevó a cabo el gobierno (el Partido de las Regiones y el Partido Comunista), así como también la oposición parlamentaria —Batkivshchina ("Patria"), Udar ("Golpe") y Svoboda ("Libertad"), violaba el delicado equilibrio de intereses entre la Unión Europea (UE) y Rusia. Ese acuerdo amenazaba a Ucrania con el caos, provocado por la devastación de la producción interna, el desempleo masivo, la perdida de soberanía nacional y del Estado. En el menor tiempo posible, la firma del acuerdo hubiera creado inevitablemente un centro de tensión en Ucrania, que hubiera desestabilizado a todo el continente euroasiático. Debido a esta amenaza, el gobierno del Presidente Yanukóvich y de Azarov pospusieron la firma del acuerdo, sin abandonar la política de integración europea. Este fue el motivo de que se organizara el golpe de Estado neonazi, que se había venido preparado desde hace largo tiempo.

La política interna y exterior llevadas a cabo por el Presidente Yanukóvich, causaron un creciente descontento entre la población lo que creó las condiciones favorables para el golpe.

Después de condenar a Yanukóvich por negarse a firmar el acuerdo, la oposición en el parlamento llevó gente a la Plaza Euromaidan en Kiev. Los golpistas utilizaron a los civiles en la organización de la provocación de enfrentamientos de los participantes en las acciones con las agencias encargadas de la ley. El primer enfrentamiento fue organizado por el jefe de la Administración Presidencial, Lyovochkin, quien expresaba los intereses de una parte abrumadora de la oligarquía ucraniana. Enseguida, los medios de comunicación masivos que le pertenecen contribuyeron a alimentar esta provocación, al darles su poderoso apoyo masivo. Se llevó a propósito a la gente de la Euromaidan a que se enfrentaran con las autoridades y las agencias del orden, a que se apoderasen y saquearan edificios de oficinas, y a que se apoderasen después de las armas de los departamentos de milicias y las unidades militares.

Ver: Natalia Vitrenko Delivers Webcast in Paris, Release New Footage on Neo-Nazis in Ukraine [1]

Desde el primero de diciembre del año pasado, los actos de protesta dejaron de ser pacíficos, ya que desde entonces empezaron a ser dirigidos por militantes especialmente preparados y entrenados, armados con bombas molotov, bates de béisbol, barras metálicas, cadenas, picos para hielo y ladrillos, y partir de febrero del 2014, con armas de fuego. Los militantes que lideraban la Euromaidan mostraban provocadoramente su esencia neonazi. Pruebas irrefutables de esto son los símbolos que utilizaban, las consignas y los retratos de sus inspiradores ideológicos. Eso lo vio todo mundo excepto los funcionarios del Euro y los políticos estadounidenses, que constantemente calificaron la Euromaidan como una revuelta pacífica del pueblo de Ucrania, exigiendo que se firmara el acuerdo con la UE.

Los representantes de la UE y de EUA deliberadamente encubrieron el papel de Pravy Sektor ("Sector Derecha") en el Euromaidan, encubrieron a sus terroristas esencialmente neonazis. Su distorsión de la situación real en Ucrania llevo a que las autoridades ucranianas se vieran forzadas a entregarle poder a los neonazis.

El 21 de febrero, los Ministros de Relaciones Exteriores de Alemania, Polonia y Francia certificaron con sus firmas la aprobación de la Unión Europea a la realización del golpe de Estado. Con esto, ellos han aplastado completamente los valores europeos, como son el imperio de la ley, la democracia y los derechos humanos.

La política interna y exterior llevadas a cabo por el Presidente Yanukóvich, ocasionaron el creciente descontento de la población, lo que creó las condiciones favorables para el golpe. Así, los acontecimientos en Ucrania escalaron hacia una guerra civil y "Sector Derecha" aterrorizó al parlamento, a los partidos políticos y a toda la población ucraniana. Si no se para la guerra civil en Ucrania, va a crecer hasta convertirse en un conflicto global y la Unión Europea y Rusia se van a ver arrastrados a el.

Nosotros creemos que solo se puede detener con acciones inmediatas coordinadas de Moscú, Berlín y París.