Parece inminente la reorganización bancaria condicionada por el FMI en Ucrania

15 de marzo de 2014

15 de marzo de 2014 — El Fondo Monetario Internacional (FMI) pudiera estar preparándose para imponer la modalidad de "rescate interno" de los bancos de Ucrania utilizando a los tenedores de bonos de los bancos, y que podría extenderse a los depositantes, como se hizo en el caso de Chipre, para que paguen los costos. Ya se registran fuertes ventas de bonos bancarios y estatales y corridas de los depositantes en los bancos locales ucranianos y las sucursales de los bancos rusos en Ucrania.

Según el International Business Finance: "El martes pasado, una misión del FMI inició una visita de 10 días al país para discutir a fondo los detalles de un posible plan. Al día siguiente el Ministro de Finanzas en funciones de Ucrania, Oleksander Shlapak dijo que la reestructuración de la deuda era una posibilidad, lo que desató las ventas de los bonos del país".

Esto tiene que ver con los bonos del gobierno de Ucrania; la nueva política del FMI es insistir en los "recortes" de los tenedores de bonos, usando los rescates internos, si es que quieren recibir "ayuda" a cambio de la austeridad. Gran Bretaña y Alemania pudieran exigir que, por razones políticas, esto no se hiciera inmediatamente (es decir, que el FMI debe permitir primero un rescate externo total de la deuda del gobierno en manos de los bancos).

Pero "el país pudiera estar inclinado a intentar estos rescates internos, dado que la mayoría de la oferta de eurobonos emitidos recientemente —instrumentos por $3 mil millones de dólares que fueron comprados totalmente por Rusia en diciembre pasado— le da a los tenedores de esos bonos el derecho a acelerar vencimiento si la tasa deuda-PNB de Ucrania rebasa el 60%, lo que sucedería con un rescate externo suavizado". En otras palabras, un rescate externo general del FMI de la deuda del gobierno de Ucrania le daría la posibilidad a Rusia de cobrar esa deuda; un "rescate interno" no.

Esta posibilidad de "rescate interno", dado que los bancos locales y rusos poseen la deuda ucraniana, está ocasionando que los bonos de estos bancos se disparen en los rendimientos de sus tasas de interés, y amenazan con desatar insolvencias. Los bancos van a solventarse a costa de los tenedores de sus bonos (sus acreedores) pero quizá también de los depositantes, y ya hay bastantes fotografías de las largas colas –corridas— afuera de estos bancos.