Primer Ministro de Hungría ataca la tiranía de la UE

19 de marzo de 2014

19 de marzo de 2014 — En ocasión de la conmemoración de la revuelta de Hungría de 1848 en contra del Imperio Habsburgo el 5 de marzo, el Primer Ministro de Hungría Viktor Orbán, se lanzó en duros términos en contra del pretendiente a sucesor del imperio, la Unión Europea (UE). Desde que decidió imponerle impuestos a los bancos y hacer que el Banco Central se alineara con los intereses húngaros, Bruselas ha llevado a cabo una campaña de presiones en su contra.

Según el Guardian de Gran Bretaña, Orban habló ante decenas de miles de partidarios, y señaló: "Estamos más que familiarizados con el carácter de un ofrecimiento de ayuda amistosa no solicitado, aunque venga vestido de traje sastre y no en uniforme con parches en los hombros" comparando obviamente a la Unión Europea con el antiguo dominio soviético sobre Hungría. "Tambien hoy, nos ven con recelo. Los burócratas europeos nos miran hoy con desconfianza porque nosotros decimos: necesitamos nuevas modalidades. Dijimos que tenemos que romper con la prisión de la deuda y también declaramos que Europa solo puede volver a ser grande con la ayuda de naciones fuertes. Ya van a ver mis queridos amigos que se a demostrar que estamos en lo correcto de nuevo".

La Comisión Europea amenazó con llevar a Hungría ante los tribunales por desafiar sus dictados, entre ellas la exigencia de que se legisle para que se garantice la llamada independencia del Banco Central, y el hecho de que el gobierno húngaro aprobó leyes para evitar que los especuladores extranjeros compren tierras agrícolas, lo que contraviene el estrangulamiento librecambista de la UE, a nombre de los bancos y los carteles.

"Tenemos con nosotros a la Europa de muchas decenas de millones que soporta en silencio, que aún insiste en la soberanía nacional y aún cree en las virtudes cristianas de coraje, honor, fidelidad y misericordia, que otrora hicieran grande a nuestro continente", agrego Orban.

"Como nación europea de mil años de antigüedad tenemos una exigencia. Nosotros exigimos normas iguales para los húngaros. Como nación europea exigimos trato igual. No vamos a ser ciudadanos europeos de segunda".

Si la UE quiera derrocar a Orbán va a tener que usar métodos ilegales así como lo hicieron con gusto en Ucrania, dado que Orbán y su Partido Fidesz, que tiene dos terceras partes de la mayoría en el parlamento, goza del mayor apoyo democrático que cualquiera de los 28 Estados miembros de la Unión Europea.

Orbán ha criticado también la política de la UE hacia Ucrania, y ha expresado preocupación por la suerte de la minoría étnica húngara en ese país. También ha dicho que su gobierno no va a permitir que la situación interfiera con sus relaciones con Rusia y China, con quienes acaba de concluir recientemente acuerdos comerciales y económicos significativos.