Occidente se colocó en una disyuntiva en Ucrania: retiro o confrontación termonuclear

16 de abril de 2014

16 de abril de 2014 — Este fue el juicio de un especialista en asuntos militares consultado por la EIR en Paris ayer por la mañana, con base en el hecho de que la ofensiva antiterrorista anunciada por el gobierno ilegítimo de Ucrania en contra de las fuerzas a favor de Rusia en el Este de Ucrania, no se ha iniciado debido a que no tienen los medios para hacerlo y a que Estados Unidos no se puede mover decisivamente ahí y a la vez mantener sus despliegues en el llamado "pivote en Asia". Aunque este estratega militar se inclina a que hay una tendencia a la decadencia en el poderío militar de Estados Unidos internacionalmente, después del "fiasco" en Siria, estuvo de acuerdo con nuestra evaluación de que "un poder decadente" puede lanzarse en una misión suicida cuando se siente amenazado.

También, un alto analista militar "extraoficial" del ejército francés, Jean-Dominique Merchet, planteó indirectamente el hecho de que Occidente se ha colocado en graves aprietos en Ucrania. En su artículo editorial más reciente en el periódico L'Opinion, describió el estado terrible actual del ejército ucraniano. Merchant dice que no es seguro que Ucrania pudiera usar la fuerza en contra de las fuerzas pro Rusia en oriente, aunque quisiera, citando al director del Centro sobre Rusia del Instituto Francés de Relaciones Internacionales (IFRI) Thomas Gomart, quien dijo que el gobierno de Ucrania parece estar "paralizado e indeciso".

En el papel, pareciera que el ejército ucraniano es impresionante con sus más de 150,000 efectivos de tropa más las fuerzas del Ministerio del Interior y las patrullas fronterizas. Pero, aparte de la cuestión clave de la lealtad de todas estas fuerzas a Kiev, lo cual no es algo menor, el ejército está en un estado desastroso, dice Merchet, algo de lo que está consciente el mismo "Yats", dado que con frecuencia acusa al Presidente anterior de haber "saboteado deliberadamente" la defensa del país. Casi nada se ha hecho por el mantenimiento de las fuerzas desde que Ucrania se independizó en 1991; todos son vestigios del viejo ejército soviético, sin fuerzas nucleares, a lo que renunció voluntariamente Ucrania, pero que hoy le hubieran posibilitado convertir su territorio en un santuario.

Los elementos pesados esenciales aún se siguen concentrando en la parte occidental del país, como sucedió con la Guerra Fría. Los materiales son obsoletos o viejos, el presupuesto es de escasamente $2 mil millones de dólares y las tropas tienen poco entrenamiento.

La evaluación es que escasamente una tercera parte de los 160 aviones (Su25-Su27 y MiG 29) están en capacidad de operar y la Armada solo tiene una fragata moderna (Hetman Sahay dachniy). La mitad de la tropa son reclutas, pero en octubre se eliminó el servicio militar. A partir de 1997, elementos en el ejército ucraniano han trabajado estrechamente con la OTAN. Algunos participaron en operaciones en Kosovo y Afganistán, como parte de unidades comunes junto con Polonia y Lituania, o para garantizar la seguridad en el Océano Indico. Hay oficiales que han sido entrenados en escuelas d la OTAN o en la Fuerza de Reacción de la OTAN, pero hasta ahora solo son varias docenas, cuando más unos cientos de oficiales, pero eso es todo.

Además, el gobierno ilegítimo de Ucrania depende totalmente de la buena voluntad de Rusia para obtener gas, igual que el resto de Europa, y encima de esto no tiene un ejército que pueda combatir contra Rusia, otra razón, como dice el analista militar, para que Occidente decida ya sea retirarse o seguir adelante con el juego del enfrentamiento nuclear.