Las pruebas de estrés a los bancos europeos son una farsa total... de nuevo

2 de may de 2014

2 de mayo de 2014 — Es obvio que no puede haber una verdadera prueba de estrés de los bancos europeos, que ya están todos en quiebra irremediable, hasta que se esté preparado para sacar a la enorme mayoría de estos bancos de su miseria, lo cual pretende hacer el imperio británico mediante su Mecanismo de Resolución Única (los llamados "rescates internos"). Pero eso es más fácil decirlo que hacerlo.

No es de sorprender entonces que las últimas pruebas de estrés de la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) hayan resultado un chiste cruel. Ambrose Evans-Pritchard en el diario londinense Telegraph destaca precisamente este punto en su columna del 29 de abril titulada "Cero puntos para la comedia de prueba de estrés de la UE". Evans-Pritchard se pregunta:

"¿Así que pueden ser creíbles esta vez las pruebas de estrés del EBA, después de las comedias anteriores que fueron arrasadas en cada una de las ocasiones por una crisis en los bonos que limpiaron todas las conjeturas? No, no se puede... En el peor de los casos se está ignorando al elefante que ya está parado en medio de la sala; Veredicto: cero puntos".

Evans-Pritchard destaca que los resultados para España son especialmente ridículos, en donde las autoridades bancarias pusieron un "escenario adverso" de una caída del 4.3% en los valores de las propiedades este año, y que empezaría a recuperarse el próximo año. Su "peor escenario" es que van a tener una caída de solo un 10.4% este año. "Los reguladores españoles como siempre maravillosamente optimistas, parece que viven en un universo paralelo". (Lo mismo se puede decir de todo el sector transatlántico).

Mientras tanto, las cifras oficiales de desempleo en España se dispararon en el primer trimestre del 2014 a un 25.93% en comparación con 25.73% del último trimestre del 2013. Y la única razón de por qué esta caída no fue peor es porque sacaron a 187,000 personas de la fuerza laboral, por ser personas que han perdido las esperanzas de encontrar un empleo y ya no lo buscan. Si se les hubiera incluido en las cifras, nada más esa cifra hubiera aumentado la tasa de desempleo a cerca del 26.5%. El desempleo juvenil en España está llegando al 60%. Uno de cada dos trabajadores desempleados en España no recibe ninguna forma de apoyo estatal actualmente. Y cerca de la mitad de los 6 millones de desempleados en el país no han trabajado en más de un año.

Sorprendentemente el Ministro del Presupuesto de España, Cristóbal Montoro, dijo que las últimas cifras sobre empleo eran alentadoras: "No nos vamos a cansar de decir que, así es, estamos saliendo de la crisis". El Primer Ministro Mariano Rajoy había pronosticado la semana pasada que "los vientos soplan a nuestro favor".