Kesha Rogers eleva el nivel del debate en Texas

3 de may de 2014

1 de mayo de 2014 — La candidata demócrata larouchista Kesha Rogers, en su campaña para las elecciones de desempate para la postulación demócrata al Senado de Estados Unidos, programadas para el 27 de mayo en Texas, mantiene una presencia muy activa por todo el estado, lo que ha generado un aumento en el nivel del debate en torno a lo que de otra forma sería el enfoque de "aquí no pasa nada" que tienen ambos partidos políticos.

Desde las elecciones primarias del 4 de marzo, Kesha ha realizado un promedio de siete entrevistas en los medios y tres reuniones públicas cada semana, al igual que numerosas otras reuniones con contactos institucionales, una conferencia telefónica semanal con los activistas, mientras dirige un equipo de tiempo completo de más de 40 personas que moviliza una red activa de cerca de 500 personas que a su vez movilizan decenas de miles de activistas por todo el estado. La intervención constante de su campaña en el debate político en Texas ha elevado y cambiado de manera patente los términos de la discusión, tanto entre la población como en los medios.

En ningún lugar es ésto más evidente que en Austin, la capital de Texas, conocida como baluarte de los demócratas liberales (su consigna es "Keep Austin Weird" o "manten Austin raro") en un Texas dominado por los republicanos. En una reunión con un grupo de líderes de diversas organizaciones hispanas, Kesha se encontró con algunas personas que se espantaron ante la perspectiva de hacer un juicio político a Obama. Pero en vez de abandonar la reunión, Kesha se quedó para discutir e intervenir en todos los asuntos propios que plantearon. Esto impresionó realmente al grupo, quienes vieron que ella se interesaba realmente en sus problemas y sus gestiones, y no estaba allí nada más para conseguir aplausos fáciles. Eso transformó a varios de los presentes, que al final de la reunión se pusieron en contacto con ella, incluso personas que al principio le habían hecho oposición.

La primera entrevista fue con el Texas Tribune, y ahí demostró la necesidad de romper con el axioma de que la política consiste en una selección de "temas" (por ejemplo, me gusta la fusión, no me gusta el Obamacare, me gusta la Glass-Steagall, no me gusta el holocausto termonuclear), sino que se trata realmente de una cuestión de economía física, que determina el rumbo estratégico para el aumento futuro de la densidad de población relativa potencial.

El martes 29 de abril, Kesha fue entrevistada en KUT, la estación de la radio pública nacional, por diez minutos. Las preguntas se centraron principalmente en su oposición a la fracturación hidráulica (fracking) frente al auge del gas de esquistos, su propuesta del NAWAPA XXI y de la exploración espacial, y su enfrentamiento con el control que tiene Wall Street sobre el Partido Demócrata (y el Republicano también).

Luego de esto, la campaña de Rogers realizó un mitin en el campus de la Universidad de Texas. Se acercaron varios estudiantes que conocían de su candidatura y querían más información. Varios de ellos se embarcaron en discusiones reflexivas sobre la falta de orientación para el futuro de la sociedad y cómo es que ningún otro candidato ha estado ahí para discutir con ellos. Un periodista del Austin American Statesman llegó ahí con un camarógrafo y escuchó las discusiones y se acercó a los estudiantes que hablaban con los organizadores de Rogers. El periodista estaba intrigado e inspirado a la vez por el nivel de inteligencia que manifestaban los estudiantes y de la discusión con los organizadores.

Después de esto, el mismo periodista junto con otros 11 contactos (entre ellos un bloggero conservador y un fotógrafo del Texas Tribune) asistieron a una reunión para conocer la campaña. Los contactos se vieron confrontados a romper con ese mismo axioma de los temas y cuestiones técnicas, hasta que avanzó la discusión dejando las consideraciones prácticas para abordar el compromiso inmortal implícito que tiene cada uno para las generaciones futuras y la decisión de actuar a ese nivel. Fue patente que muchos en esa sala, incluido al periodista, quedaron totalmente impactados por el tipo de discusión que tenía una candidata al Senado.

El miércoles 30 de abril, la candidata se reunió con un alto dirigente del consejo estatal de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC, por sus siglas en inglés) y del Partido Demócrata, donde discutieron que muchas corrientes de base entre los votantes se han conmovido por este tipo de despertar que está sucediendo con la presencia organizativa de Kesha. Luego de esta reunión, tuvo una plática por teléfono con un corresponsal del Houston Chronicle, quien le preguntó cuando menos cuatro veces sobre su pelea con el Partido Demócrata.

Más tarde, Kesha tuvo una entrevista de una hora en el estudio del programa "The Forum", en la estación de radio afroamericana más antigua de Texas que se sostiene con aportes de sus oyentes. La discusión se centró principalmente en Obama, tanto en el juicio político, como el Obamacare, y las amenazas de guerra, que Kesha siempre mantuvo en el contexto del control que tiene Wall Street sobre ambos partidos, y de la continuación que representa Obama sobre la dictadura de Bush y Cheney. Hubo dos jóvenes que llamaron al programa, que manifestaron su acuerdo con lo que decía Kesha sobre el Obamacare y otras cosas, y le agradecieron por su valentía de llevar esta pelea directamente dentro de la comunidad afroamericana.

Las intervenciones en los medios han continuado, en periódicos y estaciones de radio en Marble Falls y en Llano, además de discursos e intervenciones en el foro de desempate bipartidista organizado por el Partido del Té de Llano. Las entrevistas con un periódico local y la estación de radio KBUY tuvieron una gran receptividad.