El gobierno pronazi de Ucrania pierde control del este de Ucrania

2 de may de 2014

1 de mayo de 2014 — Desafortunadamente para Barack Obama, la realidad existe, y es asimétrica. Diariamente se generan nuevos hechos en el terreno en Ucrania, que sumen en el caos la preciada estrategia bélica del imperio británico y de Obama.

El 29 de abril, militantes que se oponen a la junta en Kiev se apoderaron del control político de la capital regional de Luhanks (con una población de 440,000, de los 2.3 millones de residentes en la región) en el este de Ucrania, en la frontera con Rusia. Cerca de unos 3,000 manifestantes tomaron las oficinas de gobierno, la oficina del procurador y la estación local de televisión, en tanto que la policía simplemente miraba sin interferir. Los militantes declararon la República Independiente de Luhanks y dijeron que se iban a unir a las regiones de Donetsk (con una población de 4.4 millones) y de Kharkiv (con una población de 2.7 millones) en donde los activistas prorrusos ya se apoderaron de las capitales, para celebrar un referendo el 11 de mayo sobre la independencia regional. El miércoles, también los manifestantes a favor del referendo se apoderaron de los edificios del concejo municipal en la ciudad de Horlivka de la región de Donetsk (200,000 habitantes).

Esto significa que todo el oriente del país, que hace frontera con Rusia, está fuera del control del gobierno ilegítimo pronazi de Kiev. Esto no es un asunto menor: como lo señala un cable de Reuters ayer, esta región de Donbass en Ucrania está situada en una zona de depósitos de carbón enorme, "en donde hay gigantescas fundiciones de acero y plantas de material pesado que producen alrededor de una tercera parte de la producción industrial de Ucrania".

El presidente en funciones de Ucrania, Alexander Turchynov, estaba obviamente histérico en sus comentarios a la prensa: "Yo voy a ser franco: hoy, las fuerzas de seguridad no pudieron tomar control rápidamente de las regiones de Donetsk y Luhansk. Las agencias de seguridad... son incapaces de cumplir con sus deberes de proteger a los ciudadanos. Son impotentes en estos asuntos. Es más, algunas de esas unidades están ya sea ayudando o cooperando con las organizaciones terroristas".

El 25 de mayo, dos semanas después del anunciado referendo por la independencia del este, se supone que va a haber elecciones nacionales en Ucrania. Pero no está para nada claro que se puedan celebrar elecciones en todo el país, especialmente en el este. Leyendo el escrito en la pared, el parlamento ucraniano aprobó una ley en donde dice que las elecciones van a ser válidas aunque una mayoría de la población, incluyendo regiones enteras, no aceptan participar en las votaciones. La posición del gobierno ruso ha sido cuestionar repetidamente cómo es que se pueden celebrar elecciones válidas en las condiciones actuales, que incluye ataques de escuadras nazis que están golpeando a candidatos presidenciales, como a los miembros del Partido de las Regiones, Mikhail Dobkin, gobernador de Kharkiv y a Oleh Tsaryov. Ayer Tsaryov retiró su candidatura, no por miedo sino con una declaración de que las elecciones eran ilegales debido a las acciones violentas del gobierno de Kiev en contra de la población. Dobkin, que en sus apariciones en entrevistas televisivas se veía visiblemente choqueado por el intento de asesinato de su amigo y aliado, el alcalde de Kharkov Gennadi Kernes, no ha hecho ningún anuncio nuevo sobre el destino de su candidatura.