La política es ciencia física, no una cuestión de asuntos diversos

3 de may de 2014

3 de mayo de 2014 -- Kesha Rogers, candidata Larouchista en las elecciones de desempate para la postulación del candidato del Partido Demócrata para el Senado por el estado de Texas, emitió la siguiente declaración.

Quiero tomar un momento para aclararles porque la política no es una serie de asuntos diversos, sino que se debe tratar como una ciencia física, la ciencia de la economía física, como la ha desarrollado Lyndon LaRouche. Hay tres conceptos que son muy importantes para cualquiera que quiera entender mi plataforma:

1) densidad relativa potencial de población
2) densidad de flujo energético
3) crédito versus dinero

Densidad potencial relativa de población. Cada unidad de superficie de terreno puede sostener una densidad dada de población en base a su condición natural. Esta es una medida relativa (por ejemplo, un desierto puede sostener menos personas por si solo que el valle de un río). Cada unidad de superficie de terreno tiene una densidad de población real y una densidad potencial de población superior, de acuerdo al nivel de la tecnología y la infraestructura que se utilice (por ejemplo, Austin puede sostener una más alta densidad potencial de población con electricidad, que sin ella). Así que la pregunta es, ¿podemos reproducir físicamente los niveles básicos de vida para cada generación (que tiende a aumentar su tamaño) a partir de la superficie de tierra, con las tecnologías actuales y la infraestructura que utilizamos?

Densidad de flujo energético (DFE): Esta es una medida del calor por unidad de tiempo por volumen. La luz del Sol tiene una densidad de flujo energético más baja, en comparación, con el fuego de la leña. De por sí, nunca podrás hervir agua en una cacerola con luz solar, pero en pocos minutos puedes hervir agua con una fogata. Sin embargo, la densidad de la leña es muy baja para elevar el calor tanto como para fundir hierro. De esa manera, la capacidad de lograr mayor cantidad de trabajo con un costo físico menor, requiere un aumento de la DFE, por medio de nuevas tecnologías. Sin ese aumento, la sociedad acabará con todos sus recursos, hasta tal punto que tendrás menor ganancia de energía, esto es, que costará más y obtendrás menos, que si la sociedad desarrollara nuevos recursos, con nuevas tecnologías.

De estos dos principios científicos, podemos medir el crecimiento económico y la sustentabilidad de una sociedad en términos físicos, en vez de los análisis estadísticos de la circulación de dinero, la producción en pequeño, o el poder adquisitivo. 

Crédito versus dinero: Cualquiera que sea lo que se utilice como moneda no tiene valor inherente, sea esto papel, metal, o plástico. Su valor radica en que esa moneda se pueda cambiar por un bien físico. ¿Se puede cambiar ese dólar de EUA, por un kilovatio de EUA, o por una fanega de cereales de EUA, o por un isótopo médico de EUA? Si las cosas que se intercambian no tienen un valor físico, sino solo un valor sugerido, como un título hipotecario o los derivados financieros, la moneda se deprecia si ese valor falso se mezcla con el valor real. Con la Ley Glass-Steagall estas dos formas de deuda se mantienen separadas. Al derogar la Ley Glass-Steagall, las deudas meramente monetarias han obstruido la economía física hasta el punto de la bancarrota, y la sociedad se está derrumbando. Wall Street no está dando créditos para la economía productiva, y la estrangula con presiones inflacionarias. La Constitución le permite al Congreso evitar este problema anulando las obligaciones con las deudas especulativas, emitiendo crédito nuevo en forma de bonos a largo plazo para generar trabajo productivo, aumentando la densidad de flujo energético de nuestra fuerza de trabajo, elevando la densidad relativa potencial de población. (Este es el motivo por el cual el programa de estímulo de Obama no arregló la economía. Escasamente le llegó algo de esto a empleos físicamente productivos, en especial de manera que incrementara la DFE y la densidad de población relativa potencial).

Así que espero que esto les ayude para que comprender por qué mi plataforma por la Glass-Steagall, el NAWAPA XXI, la energía de fusión, la exploración espacial y la defensa, no son solo mis temas favoritos, sino que se trata de un programa de política científica.