India elige al candidato a primer ministro que prometió "únicamente desarrollo"

17 de may de 2014

17 de mayo de 2014 — Los de las elecciones parlamentarias en India señalaron este viernes 16 una contundente derrota para la coalición encabezada por el Partido del Congreso, la Alianza Progresista Unida (UPA, por sus siglas en inglés) que ha estado en el poder durante los últimos 10 años. La alianza de la oposición Alianza Democrática Nacional (NDA, por sus siglas en inglés), encabezada por el Partido Bharatiya Janata (BJP), ganó 336 de los 543 escaños parlamentarios, frente a 58 de la UPA. El BJP ganó la mayor parte, 282 escaños, y el Partido del Congreso quedó en un pobre segundo lugar con 43 escaños.

Detrás de la aplastante derrota del Partido del Congreso y del triunfo arrollador del BJP hay dos factores importantes. Los 10 años de gobierno de la UPA se ganaron el repudio de la mayoría de la población, ya que durante este período India alcanzó una tasa de crecimiento razonable, pero el provecho de ese crecimiento se acumuló principalmente en unos cuantos, lo cual creó una brecha enorme entre la mayoría pobre y un pequeño segmento de acaudalados. Además, la UPA puso muy poco cuidado a la creación de empleos, lo cual le generó descontento entre los votantes jóvenes en particular. Alrededor del 50% de los 814 millones de votantes en India son jóvenes menores de 28 años. Más aún, en estos 10 años la inflación se desató, afectando principalmente a los más pobres y al sector agrícola, que requiere inversiones de infraestructura a gran escala, pero se le abandonó en este período.

Antes de las elecciones parlamentarias, el BJP postuló a Narendra Modi como su candidato a primer ministro. Además de ser un apasionado del trabajo y organizador infatigable, Modi fue el Ministro Jefe de Gujarat durante 12 años con mucho éxito. Durante su gestión en Gujarat, impulsó programas para proporcionar electricidad y agua para toda la población y ayudó a la pequeña industria a aumentar su producción significativamente. Hoy en día, gracias a Modi, Gujarat, un estado mediano del Océano Índico, al noroeste del país, se ha convertido en el estado indio preferido para las inversiones tanto nacionales como extranjeras.

Durante su campaña, Modi aprovechó toda su experiencia con los jóvenes de Gujarat, y solo hablo de "únicamente desarrollo". En caso de llegar a ser primer ministro, prometió construir caminos, aeropuertos, puertos, trenes bala, y cien ciudades modernas. Los resultados indican que en toda India, incluso donde el BJP no tiene una organización sólida, los jóvenes votaron para elegir a los candidatos del BJP.

De acuerdo a Sunil Parekh, un asesor que ha trabajado con él, Modi quedó encantado con China, a donde viajó en 2007 y 2011, y se presentó ante los líderes chinos con tarjetas de presentación escritas en mandarín. Además, Modi ha desarrollado lazos muy estrechos con Japón y con Corea del Sur. Ha visitado Japón en cuatro ocasiones y las inversiones japonesas en Gujarat superan a sus inversiones en cualquier otro estado de India. Esta relación estrecha se hizo patente cuando a las primeras horas de que se conocieron los resultados electorales, el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, le envió un mensaje de felicitaciones.

Stephen P. Cohen, que dirige el Programa del Instituto Brookings para el Sur de Asia, dijo en una conferencia sobre India el pasado 13 de mayo que "Modi tiene relaciones estrechas con China, Japón y Corea del Sur, y malas relaciones con Estados Unidos". Agregó que "pienso que él va a extender esto para provecho estratégico de India, es decir, va a utilizar la relación económica que tiene con el Este de Asia, en especial China, para fortalecer a India como potencia y también, en un sentido, el sueño original de Nehru para que India se convierta en uno de los cinco o seis principales países del mundo".