Ante el umbral de una transformación mundial: ¡tu voto hace la diferencia!

16 de may de 2014

15 de mayo de 2014 – Kesha Rogers, precandidata demócrata larouchista al Senado de EU por Texas, emitió la siguiente declaración:

Texas y la nación enfrentan una enorme crisis. Una sequía mortífera amenaza nuestro suministro de alimentos, el sistema financiero en hiperinflación está a punto de hacer implosión, y el imperio británico está empujándonos hacia una confrontación termonuclear entre Estados Unidos, Rusia y China, que podría eliminar a toda la humanidad. Aunque la crisis ha venido tomando cuerpo desde el asesinato del Presidente John F. Kennedy, con las Presidencias desastrosas del idiota de George W. Bush y el títere de la reina británica, Barack Obama, llegó a su límite extremo. Mi campaña para el Senado de Estados Unidos está encabezando la pelea para sacar a Obama y poner de nuevo a Estados Unidos en manos de un liderato patriota que se coloque por encima de la corrupción del sistema de partidos y nos lleve por el rumbo de una recuperación económica para crear un futuro de progreso científico.

Tú puedes ayudar ha hacer de eso una realidad, cuando dejes de someterte a la corrupción del sistema político y tomes en tus manos el futuro de nuestra nación votando por mí en las elecciones demócratas de desempate del 27 de mayo.

La zona que va de Texas a California se está secando. Hace 50 años, proyectos hidráulicos continentales como la Alianza Hidráulica y Energética de Norteamérica (NAWAPA), que habría llevado el agua de Alaska hacia los estados del oeste, nos hubiera protegido de esta sequía. Pero lo sabotearon, cuando la visión del Presidente John F. Kennedy por un verdadero progreso científico y de grandes proyectos para el futuro, fue aniquilada por la especulación de Wall Street, por las guerras innecesarias y los planes "verdes" de cero crecimiento y en contra de la ciencia. Aunque todavía es necesario que se construya el NAWAPA y sus diversas ampliaciones, estos proyectos ya no son suficientes. Necesitamos una revolución en la ciencia verdadera, para destrabar el progreso de la humanidad. El problema no es la escasez de agua fresca; es la escasez de la tecnología y la infraestructura para cosecharla.

Ya sabemos, al ver la atmósfera de la Tierra con nuestros satélites, que enormes ríos de agua dulce, mil veces más grandes que el río Misisipi, fluyen por la estratósfera. ¡Cosechemos este agua para usarla en la tierra! El polvo lunar, ionizado por la radiación solar, es rico en isótopos de helio-3, el combustible ideal para la fusión termonuclear. Una sola carga de helio-3 del Transbordador puede darle la energía necesaria a Estados Unidos por todo un año. Para ésta y otras investigaciones, debemos llevar de nuevo a la Luna nuestro programa espacial tripulado. Construyamos la "antorcha de fusión", que acaba con el problema de los recursos finitos, transformando nuestros rellenos sanitarios en minas de oro, al convertir la basura en plasma por medio de altísimas temperaturas, utilizando electroimanes para separar cada uno de sus elementos, y reciclándolos para convertirlos en nuevas materias primas. Los físicos que estudian el Sol predicen que nuestro Sol está entrando a un nuevo período de pasividad, que históricamente se ha vinculado a un enfriamiento global y a pequeñas eras glaciales, poniendo en potencial peligro la producción global de alimentos. No tenemos porqué vivir a merced de la sequía o de otras amenazas a la existencia del progreso productivo de la humanidad.

Al votar por mi para postularme como candidata al Senado de Estados Unidos, votas para poner a funcionar de nuevo nuestro programa espacial, para echar a andar la energía de fusión termonuclear, y descubrir cómo es que el Sol influye en la dinámica de la atmósfera y el clima, de modo que podamos controlar estas cosas en bienestar de la humanidad. Votas para sacar a los especuladores de Wall Street de ambos partidos, comenzando con Obama y los republicanos ligados a Bush. Votas para restablecer la ley bancaria Glass-Steagall para proteger nuestro sistema financiero de la ruinosa especulación dirigida desde la City de Londres. Votas por un sistema de crédito federal regulado según la tradición de Alexander Hamilton para facilitar la investigación y el desarrollo y la infraestructura de alta tecnología. Votas para acabar el programa contra la ciencia de los ambientalistas radicales que harán cualquier cosa para detener el progreso científico. Y votas para detener la política demente de la fracturación hidráulica que desperdicia el agua y los recursos en aras de las ganancias de Wall Street.

A través de nuestra historia, Estados Unidos ha superado los intentos del imperio británico y sus títeres de Wall Street por destruirnos, volviendo a un liderazgo que pone al país por encima del partido. Esa fue la tradición de Washington, John Quincy Adams, Lincoln, Franklin Roosevelt y John Kennedy. En el pasado, Texas enviaba a los demócratas a Washington para pelear contra Wall Street y para fortalecer al país. Hagámoslo de nuevo. Sacude al país hasta sus cimientos y elígeme como la candidata demócrata para el Senado de Estados Unidos en la elección de desempate del 27 de mayo.