Glazyev: Si son para aumentar la productividad de la economía real, grandes cantidades de crédito nacional no son inflacionarios

13 de may de 2014

13 de mayo de 2014 — El académico ruso, asesor presidencial y uno de los blancos de las sanciones de Obama, Sergei Glazyev tuvo una entrevista larga hoy en rbcdaily.ru, un servicio noticiero financiero ruso; hasta en Google.translate, la entrevista es interesante e importante para la política económica de Rusia.

Glazyev dice que Rusia está en el proceso de ser "desvinculado del dólar" no debido a ellos o su gobierno, sino por Estados Unidos y Gran Bretaña. Se vuelven urgentes ahora sus propuestas de hace más de 10 años, para crear un sistema de pagos nacionales para saldar el comercio de Rusia en monedas nacionales, no solo con Asia, sino también con la Unión Europea (UE). Glazyev reorientó las preguntas dirigidas a conocer los detalles de cómo ha tomado el gobierno y el Ministro de Finanzas su propuesta de 15 puntos que hizo el mes pasado, para la reindustrialización económica y financiera y volver hacia la economía interna, y dijo que todas estas propuestas forman parte de un cambio político coherente que se va a ver forzado por las circunstancias.

Glazyev propuso claramente que Rusia debe imponer un control de cambios para parar y revertir la fuga de capitales (calculada en más de $200 mil millones desde que el guerrero financiero Mario Draghi empezó la guerra financiera). Glazyev dijo que la economía rusa, para poder volver a crecer necesita de créditos de largo plazo para desarrollar producciones manufactureras avanzadas o "complejas"; pero, las tasas de interés internas son más elevadas que la tasa de rentabilidad en la industria manufacturera. Por lo tanto, el gobierno tiene que aportar el crédito nacional: expandir las hipotecas que no están en los mercados, extender créditos incluso a través de los bancos de desarrollo.

Glazyev, el economista y líder político que llevó a Lyndon LaRouche a que hablara ante la Duma (parlamento) hace su afirmación más sorprendente cuando le preguntan sobre si el crédito nacional no iba a exacerbar la inflación, ahora de 7% en Rusia. "Durante la recuperación de la economía china" dijo Glazyev, "las tasas de emisiones monetarias fueron excepcionalmente altas. Sucedió lo mismo durante el milagro económico japonés. Hoy tenemos una tasa de crédito en relación al PNB de un 50% de nuestros competidores, un 100% mayor. Si las emisiones monetarias se le dan a los bancos para que especulen entonces se produce la inflación. Si es para el refinanciamiento del sector real e inversiones en la modernización del potencial científico y tecnológico, entonces es antiinflacionario".

Nótese que en verdad las emisiones monetarias de China a partir del 2008 han estado muy por encima de los $10 billones, tres veces más que el total de la Reserva Federal; los escribanos economistas británicos lo han estado atacando ritualmente diciendo que representa un crac global garantizado, una hiperinflación china etc. En vez de esto, los chinos están a la cabeza a nivel mundial en la producción de corredores ferroviarios de alta velocidad, como solo uno de los ejemplos de su orientación industrial.