El gobierno de Obama extiende el juego bélico británico en Asia: acusa a China de pirateo cibernético

21 de may de 2014

21 de mayo de 2014 — En lo que se tiene que ver como una maniobra alineada con la campaña dirigida por los británicos para crear una confrontación termonuclear internacional entre las superpotencias, el Departamento de Justicia implicó directamente este lunes 19 a las fuerzas armadas de China de estar involucradas en una operación de "pirateo cibernético" de las computadoras de las principales corporaciones de Estados Unidos. En conferencia de prensa esta mañana, el Procurador General Eric Holder, esbirro de Obama, anunció que se van a presentar acusaciones formales por pirateo cibernauta en contra de "cinco oficiales" del Ejército Popular de Liberación (EPL) de China, todos ellos miembros de una oscura "Unidad 61398" que opera desde "un edificio único en una sola cuadra" en Shangai.

La acción va totalmente a contrapelo de los intentos de las fuerzas armadas de EU por establecer lazos más estrechos con sus homólogos chinos, como se muestra con la visita del jefe del Estado Mayor del EPL, general Fang Fenghui, para consultas con el jefe del Estado Mayor Conjunto de EU, general Martin Dempsey, la semana pasada.

Entre las supuestas víctimas en el caso —todas afectadas fuertemente por el actual desplome económico—- se cuentan U.S. Steel y el sindicato de Trabajadores Unidos del Acero, los abastecedores de elementos nucleares Westinghouse y Allegheny Technologies, Alcoa y SolarWorld. El caso surgió de un gran jurado seleccionado en el occidente de Pensilvania, y las seis compañías nombradas todas tienen conexiones locales. Se describe la información robada como "significativa"; específicamente secretos de marca, como técnicas de manufactura de "bienes tubulares" y "tubería sin costura"; y estrategias de precios, que se supone le dieron a compañías chinas la ventaja en las negociaciones comerciales.

Holder afirmó varias veces que el objetivo final es "hacer que los individuos respondan ante los tribunales legales estadounidenses" una imposibilidad práctica (dado que Estados Unidos no tiene tratado de extradición con China), lo que lleva a la pregunta de cual es realmente el juego de Estados Unidos en este caso. El fiscal federal para el Distrito Occidental de Pensilvania, David Hickton, aunque se negó a ponerle una cifra en dólares a la información robada, dijo que habían de por medio "pérdidas demostrables de empleos", además de que "el pirateo cibernético lleva directamente" a la pérdida de empleos. Holder dijo que las acusaciones exigían una respuesta "agresiva", y que Estados Unidos "utilizaría todos los medios disponibles" para llevar a los acusados ante la justicia. Cuando se sacó a colación el tema del espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), Holder pasó trabajos tratando de diferenciarlas, diciendo que este era un incidente de una "unidad patrocinada por el Estado" involucrada en un caso de "espionaje económico".

Ya desde principios del 2013 se viene cocinando un proceso de este tipo en contra de los chinos, cuando la firma de "seguridad computacional" con sede en el Valle del Silicon, Mandient, (nombrada en la acusación), sacó un informe identificando a la Unidad 61398 e implicándola como uno de los varios grupos responsables de literalmente cientos de incidentes de pirateo cibernético en los últimos diez años, la mayor parte de ello supuestamente en contra de redes de infraestructura. Así que ahora, además de abrir otro flanco en la campaña británica por una guerra termonuclear global, también quieren convertir a los chinos en chivos expiatorios por la pérdida de tu empleo y por los apagones o cortes en el suministro de agua.