"Cuando lo hace el Presidente..."

24 de may de 2014

"Cuando lo hace el Presidente, significa que no es ilegal".

—Presidente Richard Nixon, en

'The Nixon Interviews' with David Frost, 1977 [1]

24 de mayo de 2014 -– Bajo el encabezado "El gobierno de Obama canaliza a Cheney, alega tener poderes de guerra ilimitados" [2] el Daily Beast informa que dos abogados del gobierno de Obama dijeron ayer en la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado que Obama no necesita autorización del Congreso para librar una guerra en contra de cualquier terrorista que quiera atacar.

En una audiencia sobre "La autorización para el uso de fuerza militar después de Iraq y Afganistán", [3] Mary McLeod, la asesora legal principal adjunta del Departamento de Estado, dijo que el Presidente podía continuar con sus operaciones antiterrorismo hoy sin importar si se derogaba o no la actual Ley de Autorización para el Uso de Fuerza Militar (AUMF, por sus siglas en inglés) emitida en el 2001. Según una transcripción de la audiencia revisada por EIR, el senador Bob Corker (republicano por Tennessee), el republicano de mayor experiencia en la comisión, le preguntó a McLeod, "si se derogara la AUMF del 2001, ¿podría el Presidente llevar a cabo las actividades que está llevando a cabo actualmente?" La respuesta de McLeod fue: "Si, yo creo que si podría". Cuando Corker dijo "a mi me parece que, desde la perspectiva del gobierno, nosotros [el Congreso] somos bastante irrelevantes en el proceso". McLeod protestó que eso no era verdad, porque el gobierno ha "consultado" con el Congreso sobre sus actividades antiterroristas. (Por supuesto, unas simples "consultas" no es lo que requiere la Resolución sobre Poderes de Guerra o la Constitución de Estados Unidos).

Stephen Preston, Director Jurídico del Departamento de Defensa fue más explícito, diciendo: "Yo no sé de ningún grupo terrorista extranjero que represente una amenaza a la seguridad este país, en donde el Presidente no tenga la autoridad para defenderse, simplemente debido a que la AUMF no ha determinado sí son una 'fuerza asociada', en referencia al lenguaje en la AUMF 2001. Si el grupo "representa una amenaza de ataque violento en contra de este país, el Presidente tiene la autoridad para emprender acciones, incluyendo acciones militares, para proteger al país de la amenaza".

Hasta los demócratas se desconcertaron. El senador Bob Menéndez (demócrata por Nueva Jersey) presidente de la comisión, resumió el testimonio de Preston como "no existen razones por las cuales el gobierno se debería oponer a la derogación total de la AUMF del 11 de septiembre, porque básicamente tu estás diciendo que el Presidente tiene toda la autoridad [que necesita] con la AUMF o sin ella". Cuando los abogados del gobierno declinaron contestar si los poderes del artículo II de la Constitución le permitirían al Presidente librar una guerra en contra de un Estado soberano que albergara terroristas sin la autorización explícita del Congreso, el senador Chris Murphy (demócrata de Connecticut) dijo que se sentía frustrado por el testimonio, y agregó que le gustaría tener una indicación más clara de que si una nación soberana no represente una amenaza inminente, el Ejecutivo deberá tener que recurrir al Congreso en busca de autorización para atacar a esa nación.

Como lo plantea Eli Lake en el Daily Beast: "Tanto McLeod como Preston dijeron que el artículo II de la Constitución le da al Presidente toda la autoridad que necesita para emprender acciones militares en contra de cualquier amenaza que el considere que es inminente. Esta es también la perspectiva de David Addington, el jefe de asesores del vicepresidente Cheney quien argumentó que los poderes de guerra inherentes en la Constitución le concedían al presidente la autorización para detener, interrogar, capturar y asestar golpes mortales comprendidos en la guerra al terrorismo después del 11 de septiembre".