El mundo se prepara para la siguiente "tormenta" financiera

23 de may de 2014
23 de mayo de 2014 - Un funcionario anónimo del banco central de India, el Banco de Reserva de India, le dijo a la agencia de prensa Reuters que el país se prepara a recibir de nuevo el azote de la fuga de capitales y el caos de los mercados financieros internacionales, como sucedió hace pocos años. "Tenemos que prepararnos contra cualquier tipo de tormenta que vaya a venir", señaló el funcionario, y agregó que ello significa apuntalar las reservas de divisas y adoptar medidas de protección, entre otras la adopción de diversas formas de control de capitales.

El Banco de Inglaterra también se prepara mentalmente para lo que venga, en tanto que el imperio británico se despliega para instrumentar su política de "rescate interno" (bail-in), acompañada de un aumento en las tasas de interés y soltar los torpedos. El vice gobernador saliente del Banco de Inglaterra, Charles Bean, dijo en una conferencia que dio en la Escuela de Economía de Londres (London School of Economics) que Gran Bretaña enfrenta un "accidentado" regreso a tasas de interés más altas. "Yo no espero que la gestión colectiva de los bancos centrales para salir de la actual postura monetaria excepcionalmente estimuladora será fácil". Según el diario londinense Guardian, "él advirtió que con las tasas de interés en ascenso, los valores de algunos mercados financieros se podrían desplomar en la medida en que los inversionistas se alejan de los activos riesgosos". Por supuesto que Bean le aseguro a todo mundo que los bancos se encuentran en mucha mejor forma ahora para aguantar los problemas que antes, lo cual es una mentira patente, aunque sí reconoció que le inquietaba que "algunos bancos pueden buscar la manera de darle la vuelta a las restricciones para meterse en actividades riesgosas pero sumamente rentables". Bean piensa que, en particular, los mercados emergentes recibirán un golpe duro con el aumento de las tasas de interés.

Entre tanto, los gobernadores de la Reserva Federal de Estados Unidos debaten en público sobre el momento preciso en que se elevarán las tasas de interés. Luegoa de que el presidente de la Reserva Federal de San Francisco, John Williams, dijo que el primera aumento ocurrirá en la segunda mitad de 2015, y de que el presidente de la Reserva Federal de Saint Louis, James Bullard, dijo que sería al final del primer trimestre de 2015, el presidente de la Reserva Federal de Nueva York, William Dudley, rompió filas y dijo: "Nadie sabe cuando será el momento del despegue", pero cuando suceda ocurrirá lentamente, y no va a pasar del promedio histórico de 4.25%. La reducción de la emisión cuantitativa --la reducción en la política de imprimir dinero nuevo para darlo a los bancos insolventes- dijo, va a seguir en su "rumbo de deslizamiento" hacia debajo de $10,000 millones de dólares al mes.

Como ha advertido Lyndon LaRouche, el régimen de rescate interno (bail-in) va a desatar un derrumbe el momento en que se implemente. Puede ser que lo desate incluso antes de que se implemente.

Según el diario londinense Financial Times del 19 de mayo, la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) está preocupada por la cantidad de "bonos de rescate interno" (bail-in bonds) que han emitido los bancos europeos. Estos bonos son como los que tenía el banco español Bankia, que eventualmente se convierten en acciones luego de un cierto período. Aunque todos niegan que ese tipo de bonos se venden a cualquier inversionista particular al menudeo, el temor de la EBA es que eso es precisamente lo que está sucediendo. ¿Quienes son los inversionistas institucionales tan tontos como para comprar esos bonos y quedarse con ellos?

El Financial Times informa que "de acuerdo a funcionarios estadounidenses, el EBA está considerando emitir una advertencia pública a los clientes sobre los riesgos de ciertos tipo de deuda bancaria. Podría también establecer algunos lineamientos sobre la materia, o solicitar una autorización de la Comisión Europea para adoptar más medidas. Entre los próximos pasos posibles se incluye la prohibición de promover ciertos productos a los clientes al menudeo, exigir información por adelantado sobre la ausencia de protección a los depósitos, o exigir que los particulares firmen una declaración de que son concientes de que la garantía a los depósitos no cubre sus inversiones".