Cumbre sino-rusa logra acuerdos históricos

24 de may de 2014

24 de mayo de 2014 — La variedad y calidad de los acuerdos que firmaron el Presidente chino Xi Jinping y el Presidente ruso Valdimir Putin durante la visita de Putin a China esta semana va mucho más allá de lo logrado con el largamente esperado acuerdo sobre gas natural a 30 años y refleja una solidificación de las relaciones entre estos dos gigantes asiáticos. El semanario EIR va a revisar todo el paquete en su próximo número, aunque es de especial importancia que en su declaración conjunta dada a conocer el 20 de mayo, Rusia expresó su apoyo a la propuesta china de formar un "Cinturón económico de la Ruta de la Seda". La declaración también dice que las dos partes procuran encontrar "formas de integrar el Cinturón de la Ruta de la Seda con el establecimiento de la Unión Económica Euroasiática".

Para sorpresa y disgusto de los medios de comunicación internacionales, los cuales, todos habían informado que de nuevo Rusia y China no iban a poder lograr un acuerdo sobre el gas, el tema de negociaciones por casi una década, el pasado miércoles 21 se firmó el acuerdo en Shangai. La firma de documentos se hizo en presencia de los Presidentes de los dos países. Con este acuerdo, Rusia abastecerá a China con 38 mil millones de metros cúbicos de gas natural al año. China construirá los gasoductos dentro de sus fronteras en tanto que Rusia será responsable por el desarrollo de los campos y la construcción de gasoductos en su propio territorio. Se calcula que el acuerdo a 30 años vale más de $400 mil millones de dólares y China estuvo de acuerdo en hacer un pago anticipado de $25 mil millones, para ayudar a financiar las inversiones en infraestructura en Rusia, según se informó.

Según las declaraciones televisadas del Presidente Vladimir Putin, las disposiciones para la primera fase del contrato incluyen un sólido plan de desarrollo cuatrienal para el campo gasífero de Kovytka en el norte de la Región Irkutsk, cerca del lado norte del Lago Baikal, y el campo Chayanda en la parte más noreste de la República Yakutia-Sakha. Rusia planea invertir el equivalente a $55 mil millones de dólares en el proyecto, en tanto que las inversiones en infraestructura de China van a llegar a por lo menos los $20 mil millones, dijo el Presidente Putin.

Destacó que "sin exagerar, en el transcurso de los próximos cuatro años, este va a ser el proyecto de construcción más grande del mundo". Señaló que los campos son lo suficientemente grandes como para "garantizar el abasto por 50 años" empezando en el 2018; esto quiere decir no solo para las exportaciones sino también para las propias necesidades energéticas de Rusia, señaló Putin.

Es el acuerdo gasífero más grandes que haya firmado la industria gasífera de Rusia. No solamente va a ayudar enormemente a cubrir las necesidades energéticas de China, sino que le abre una salida ideal a la industria del gas de Rusia para contrarrestar cualquier sanción que la Unión Europea y Estados Unidos le quieran imponer al gas ruso. El gerente general de Gazprom, Alexsei Miller, dijo que las pláticas van a continuar sobre cómo llevar gas de los campos ya en explotación en el occidente de Siberia a los mercados chinos, en tanto que Putin subrayó que la vinculación de las redes gasíferas occidentales de Rusia con las nuevas zonas en el este de Siberia, van a darle flexibilidad para poder cubrir diferentes mercados. La cantidad involucrada en el nuevo contrato con China es más de un tercio de lo que actualmente se exporta a Europa. Aunque el precio del gas en el acuerdo sigue siendo un secreto, Putin dijo que se fijo al precio del mercado del petróleo y productos petrolíferos, similar al precio para Europa. También sirve para cimentar las importantes relaciones energéticas entre los dos países.

Medios como el periódico estadounidense USA Today no dejaron de notar la importancia estratégica más amplia del acuerdo que comenta que esto "Anuncia un pivote en el este para los negocios de Rusia en medio de tensiones con occidente sobre Ucrania" y que esta es una movida de "Putin para cambiar agresivamente los intereses comerciales del país hacia el este". Los informes noticiosos citan al experto de la Academia de Ciencias de Rusia, Sergei Utkin, quien dijo que esta "es una demostración del hecho de que Rusia siempre ha tenido y siempre va a tener otras opciones para desarrollar sus relaciones en otros lugares. La amenaza de aislamiento proveniente de Occidente no se va a poder completar".