Declaración de Helga Zepp-LaRouche sobre el 8 de mayo, Aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial

10 de may de 2014

8 de mayo de 2014 — La que sigue es una traducción de la declaración original en alemán, que emitió Helga Zepp-LaRouche, fundadora del Instituto Schiller y presidenta del partido político alemán Movimiento Solidaridad por los Derechos Civiles (Bürgerrechtsbewegung Solidarität, BüSo).

¡Es una verdadera desgracia para la llamada "comunidad de valores compartidos" en Occidente! Sesentinueve años después del final de la Segunda Guerra Mundial, y del solemne compromiso que se hizo en aquel momento —"¡Nunca más!— el gobierno de Estados Unidos, la Unión Europea y la OTAN están respaldando nazis en Ucrania, y están siguiendo una política de cercar a Rusia y a China, que prácticamente se puede considerar como preparativos de una guerra de agresión. La espantosa masacre en Odesa, en donde más de 40 personas fueron quemadas vivas, es el fruto perverso del apoyo que han dado Washington y Bruselas al golpe de Estado nazi en Kiev.

Lo menos que se puede decir, es que el ansia de expansión de la Unión Europea (UE) la cegó para ver las profundas divisiones nacionales que estallaron como resultado del ultimátum que dio la UE el 22 de noviembre. En el otro extremo, lo que se ve es que el gobierno de Obama, la OTAN y la UE montaron deliberadamente el golpe nazi en Kiev porque creían, y siguen creyendo, que cualquier medida se justifica para extender a la OTAN hasta las fronteras con Rusia.

El hecho es que el "Sector Derecha", Svoboda, y demás, son grupos Nazis con una tradición intacta que se remonta a Stepan Bandera y sus seguidores que colaboraron con los nazis en la década de 1940, que nunca fueron procesados por sus crímenes en contra de más de 100,000 judíos, polacos y ucranianos. Por el contrario, estos nazis fueron adoptados por Allen Dulles, la CIA, el MI6 británico y la Organización Gehlen de los servicios de inteligencia de Alemania Occidental, el BND, y fueron desplegados para iniciar la Guerra Fría en contra de la Unión Soviética. Durante la época en que Europa estuvo dividida por la Cortina de Hierro, esas redes fueron dirigidas principalmente por Occidente como parte de la organización de las "Naciones cautivas", y después del derrumbe de la Unión Soviética empezaron inmediatamente una campaña de reclutamiento en varios países de Europa oriental.

Estos antecedentes explican por qué la Subsecretaria de Estado de Estados Unidos, Victoria Nuland —esposa del neoconservador Robert Kagan, un antiguo colega de Dick Cheney— está tan enamorada de "Yats" como primer ministro para la transición en Ucrania, un hombre que no tiene ningún escrúpulo para integrar a los miembros de Svoboda y del "Sector Derecha" en su gobierno y en el ejército de Ucrania, en la guardia nacional y en las milicias.

Mientras tanto, los medios más prominentes de occidente han cerrado filas para convertirse en instrumentos de la propaganda de guerra, impulsando una política que nos lleva al borde de la extinción termonuclear de la humanidad. Su descalificación generalizada y premeditada de todos los informes sobre los crímenes bárbaros de los nazis ucranianos, que caracterizan como "propaganda rusa", solo demuestra una cosa: la afinidad de esos medios con aquellos cuyos actos encubren.

Nosotros en Alemania hemos padecido dos guerras mundiales en nuestro territorio, y ¡no queremos una tercera! Alemania solo tiene futuro si coopera con Rusia, China y las demás naciones de Eurasia. Renovemos el compromiso solemne: "¡Nunca más guerra! ¡Nunca más el fascismo!"