Putin hace un nuevo ofrecimiento de acuerdo negociado a la crisis en Ucrania

8 de may de 2014

7 de mayo de 2014 — Después de reunirse en Moscú con el presidente suizo Didier Burkhalter, quien es también el actual presidente de la OSCE, el Presidente ruso Vladimir Putin hizo un llamado hoy a que se posponga el planeado referendo del 11 de mayo sobre la autonomía en el sureste de Ucrania.

"Le estamos haciendo un llamado a los representantes de las regiones en el sureste de Ucrania, a los partidarios de la federalización del país, a que pospongan el referendo citado para el 11 de mayo con el fin de crear las condiciones necesarias para este dialogo" dijo Putin. Agregó que: "Siempre nos han estado diciendo que nuestras fuerzas en la frontera ucraniana eran fuente de preocupación. Las hemos retirado. Hoy no están en la frontera con Ucrania, están colocadas en lugares en donde llevan a cabo tareas regulares de entrenamiento en tierra".

Putin también le hizo un llamado a las fuerzas armadas de Ucrania a que paren las operaciones de represión en contra de los activistas a favor de la federalización en el este de Ucrania, y a que las elecciones presidenciales a nivel nacional programadas para el 25 de mayo solo se lleven a cabo después de que se adopten las reformas constitucionales, que es la constante posición rusa. Estos últimos dos puntos han sido rechazados repetidamente por el gobierno de Kiev y sus controladores en Washington y en Londres. De hecho, el Primer Ministro ilegítimo de Ucrania, Arseniy Yatsenyuk ("Yats" para Nuland), seleccionado especialmente para el cargo por el operativo del Departamento de Estado, Victoria Nuland, inmediatamente rechazó la propuesta de Putin calificándola de "puro escándalo".

Con una Ucrania que se desliza hacia condiciones de guerra civil, la oferta de Putin es parte de su intento por evitar las provocaciones y otras trampas que le está tendiendo el imperio británico en su intento por llevar al mundo a la guerra termonuclear, a la vez que se niega a capitular ante las demandas de chantaje de este imperio. Putin también intenta trabajar con facciones en Europa, en particular con el gobierno alemán, quien también busca una solución negociada. Parte de esto fue su diálogo con el ex canciller alemán Gerhard Schröder, lo que llevó a la liberación de los observadores europeos capturados en el este de Ucrania. Burkhalter anunció que la OSCE desarrollaría ahora un plan de trabajo para que pudieran proceder las discusiones.

El Guardian informó que los "separatistas prorrusos en la región de Donetsk en el este de Ucrania dijeron que ellos someterían a consideración el llamado de Putin para posponer el referendo regional en la reunión de su asamblea mañana. Denis Pushilin, líder de la autodeclarada República Popular de Donetsk, dijo: "Tenemos el mayor respeto por el Presidente Putin. Si el lo considera necesario, por supuesto que lo vamos a discutir". Pushilin argumentó que "el referendo definitivamente va a celebrarse antes de las elecciones presidenciales del 25 de mayo, sin importar lo que pase. No queremos legitimizar el gobierno ilegal en Kiev".