Gigantes euroasiáticos presentan un polo opuesto al moribundo sistema trasatlántico

31 de may de 2014

31 de mayo de 2014 — El acercamiento notable entre Rusia y China, que se puso de manifiesto en la visita reciente del Presidente Vladimir Putin a China, ha consolidado un viraje clave en la perspectiva estratégica internacional. Ambas naciones intentan fortalecer sus nexos económicos y de seguridad, junto con otros países vecinos, lo que se podría concretar en los planes para la "Nueva Ruta de la Seda" que ha propuesto el Presidente de China.

En su videoconferencia del 23 de mayo, Lyndon LaRouche se mostró bastante optimista sobre las perspectivas de un nuevo "triangulo estratégico" Rusia-China-India. Hay tres "naciones claves en Eurasia" y si se reúnen a cooperar en grandes proyectos de beneficio mutuo, dijo, esto "representará los fundamentos para la construcción de un nuevo desarrollo para la humanidad en este planeta".

El creciente acercamiento entre los dos gigantes se ha visto instigado en gran parte por la política angloamericana cada vez más agresiva de confrontación económica y militar, en la medida en que el sistema financiero trasatlántico se hunde irremediablemente en el abismo.

Al mismo tiempo, el nuevo Primer Ministro de la India, Narendra Modi, es conocido por favorecer mejores relaciones con China, que con frecuencia han sido escabrosas en el pasado, en tanto que al mismo tiempo se está acercando más a Rusia. Los proyectos de infraestructura que el favoreció cuando era Ministro Encargado en Gujarat le ganaron el sobrenombre de "Señor Desarrollo".

Una señal muy alentadora es que Modi invitó al Primer Ministro de Paquistán, Nawaz Sharif, a la ceremonia de toma de posesión, y Sharif aceptó; esta es la primera vez que esto sucede en la historia de los dos países, que con mucha frecuencia han sido rivales desde la secesión de Paquistán en 1947. Es también importante porque Estados Unidos le ha negado la visa a Modi desde el 2005, porque supuestamente no paró la violencia en contra de los musulmanes en su provincia.

Luego de la cumbre de los Presidentes Putin y Xi, se llevó a cabo la Conferencia sobre Medidas de Interacción y Construcción de Confianza en Asia (CICA), que se celebró el 21 de mayo en Shangai. Asistieron ambos Presidentes, junto con los líderes de 24 países de Asia y el Medio Oriente, más otros observadores. Una prioridad en el programa de la conferencia fue la preocupación sobre seguridad, un tema que quedó de relieve por el hecho de que hubo un nuevo ataque terrorista fatal en la provincia Xinjiang de China al día siguiente de que concluyera la conferencia.