Russia Today: "Si alguien sabe de nazis reales, es la familia real"

24 de may de 2014

24 de mayo de 2014 — El canal noticioso Russia Today transmitió un breve pero devastador programa sobre el príncipe Carlos de Gran Bretaña, y sobre sus reales familiares amantes de los nazis, a raíz del ataque que hizo Carlos al Presidente de Rusia, Vladimir Putin, de un moderno Hitler.

La veterana corresponsal de RT, Anissa Naouai, en el programa "In the Now" [1] comentó: "Si alguien conoce a nazis reales, es la familia real". Y de ahí pasó a presentar todo el árbol genealógico conectado a Hitler y a los nazis, destacando a la reina Elizabeth II, a Eduardo VIII, al príncipe Felipe, Carlos, y al príncipe Harry. Luego procedió a presentar a cada uno de ellos, empezando con el duque de Windsor, el tío abuelo materno de Carlos, fotografiado en una visita a Hitler en su retiro de Obersalzberg en 1937, poco después de abdicar al trono de Gran Bretaña como Eduardo VIII, y agregó que su esposa, Wallis Simpson, "pasaba el rato con Hitler". Luego presentó al príncipe Felipe, el consorte de la reina, cuya hermana Sophie se casó con un oficial de la SS. Luego presentó la famosa foto de Felipe entre sus dos primos, ambos miembros del partido nazi, con sus uniformes nazis; en esta imagen, Naouai comentó: "Y aquí tenemos a papi, a la derecha". La secuencia de fotos concluye con la del príncipe Harry, vestido con uniforme nazi, del cual Naouai comenta: "Y luego al propio hijo del príncipe Carlos le gusta vestirse como nazi, aunque sea nada más para el Halloween", y añade: "A la realeza quizás es mejor verla y no oírla".

Por su parte, el Ministerio de Relaciones Exteriores y de la Mancomunidad (la cancillería británica) se ha rehusado a responder a las inquietudes rusas sobre los comentarios del príncipe Carlos de que Putin es como Hitler. En una reunión en la cancillería, un funcionario británico le dijo antier al segundo funcionario de la embajada rusa, Alexander Kramarenko, que "no se puede esperar que la cancillería haga ningún comentario sobre los informes de conversaciones privadas" de la realeza, a pesar del hecho de que Kramaranko había declarado que los comentarios de Carlos eran "inaceptables", según los informes de prensa, y a pesar del hecho de que Carlos hizo sus comentarios "privados" con periodistas presentes.

Los comentarios de Carlos son una "Maniobra para una guerra nuclear in Europa"

Russia Today también publicó un artículo editorial firmado por el activista británico y periodista investigador, Tony Gosling, con ese título, y un subtítulo que pregunta: "¿Estamos presenciando la agonía de muerte de la monarquía británica?" El artículo también ataca al satánico príncipe Carlos por sus descarados comentarios provocadores contra Putin, pero lo pone en su dimensión estratégica y señala que la monarquía intenta causar una guerra nuclear:

"Fuera de su círculo encantado, los groseros comentarios de Carlos... demuestra un desprecio perverso por los 25 millones de soviéticos que murieron en la Segunda Guerra Mundial y es una maniobra más hacia la guerra nuclear hoy en Europea", escribe Gosling. "Los líderes del partido [que defienden a Carlos] también se han rehusado a reconocer que el propio gobierno de Carlos y sus fuerzas armadas ha respaldado al gobierno ucraniano después del golpe, del cual elementos claves como Sector Derecha ostentan orgullosamente fotos de nazis como el criminal de guerra Stepan Bandera en sus muros de Kiev".

El artículo se remonta hasta 1348 para hacer la crónica de los crímenes de la realeza británica y el imperio, y señala cada detalle conocido sobre los nexos nazis del príncipe Felipe, el rey Eduardo (quien abdicó a la corona) y incluso el propio Carlos.

Destaca además la película documental "Unlawful Killing" (Homicidio illegal) sobre el asesinato de la esposa de Carlos, la princesa Diana, y señala que la película se ha prohibido efectivamente en el Reino Unido.

De este modo, el príncipe Felipe sin querer ha hecho algo bueno con sus estúpidos comentarios: Ha provocado que Rusia ataque de frente a la causa de todos los males, el imperio británico y sus raíces perversas.

El extenso artículo de Gosling empieza demoliendo las mentiras de que Carlos hizo un "comentario privado" y luego va directo a la cuestión de los nazis reales:

"Los ligeros comentarios de Carlos ocasionaron de manera inoportuna que la atención se fijase en sus propios nexos y de su familia con los nazis y demás actitudes belicistas.

"Su padre, el príncipe Felipe, duque de Edinburgo, se educó durante un tiempo en la Alemania nazi, y sus cuatro hermanas se casaron con oficiales de la SS con sus uniformes negros (tres de ellas, Sophie, Cecile y Margarita, se unieron al partido nazi). Felipe le admitió a un académico estadounidense que entonces tenía 'inhibiciones hacia los judíos', y sentía 'celos de sus éxitos'. El tío abuelo de Carlos, el ex rey Eduardo VIII que abdicó, era tan simpatizante de la swastika que el MI6 tuvo que exilarlo a Bermuda durante el período de la Segunda Guerra Mundial, frustrando sus intentos y los de su esposa nazi, la señora Simpson, de cruzar a la Europa ocupada para unirse a Hitler.

"El mismo Carlos ha estado muy cerca de avalar públicamente al escurridizo arquitecto de Hitler y ministro de Armamento, Albert Speer, cuando contrató al mayor devoto de Speer, Léon Krier, como su arquitecto jefe para sus extensos proyectos de construcción en el Ducado de Cornwall. El escritor y promotor Jonathan Meades en su documental de 1994, 'Jerry Building' señala a Krier como el 'portador de Speer' y el 'guardián de la llama tóxica', e indica que cada una de las creaciones de Speer, que incluye el estadio de los mítines de Nuremberg, es inseparable de los experimentos inhumanos y campos de concentración de trabajo forzado utilizados para construirlas".

El extensor artículo tiene gran cantidad de detalles de los siglos de crímenes de la realeza británica. Finalmente, Gosling señala que Carlos I "perdió su cabeza" en 1649, y termina diciendo que los comentarios de Carlos y quienes lo defienden "representan un clavo más en el ataúd de la monarquía británica".