GLOBE: LA NUEVA CARA DEL FASCISMO

9 de junio de 2014

9 de junio de 2014 – El Movimiento Ciudadano LaRouchista (Mocila) de México, intervino enérgicamente en los actos de la Segunda Cumbre de la Organización Global de Legisladores por un Medio Ambiente Balanceado (GLOBE, por sus siglas en inglés) —que se llevó a cabo del 6 al 8 de junio en un auditorio del Congreso Nacional de México— con una declaración que lleva ese título, "Globe: La nueva cara del fascismo". Durante la clausura del acto, organizadores del Mocila hicieron uso de la palabra desde los palcos de prensa, ya que no se permitía ninguna intervención ajena a los miembros de Globe, y los organizadores fueron violentamente sacados del recinto por elementos mercenarios de la seguridad de Globe, que se encontraban ejerciendo las funciones que competen exclusivamente a los servicios de seguridad del Congreso. En su empeño por impedir que se conociera la intervención del Mocila, los mercenarios agredieron también a los periodistas presentes e intentaron incluso apoderarse de sus cámaras, celulares y grabadoras. Por su importancia, reproducimos aquí la declaración íntegra.

El Movimiento Ciudadano Larouchista hace un llamado moral a los legisladores reunidos en este recinto a que se distancien de la agenda neo-colonialista "verde" de las organizaciones supranacionales voceras y representantes de la política exterior del Imperio Británico, agenda basada en una ideología creada y fomentada por sus think-tanks desde los tiempos del tristemente célebre Thomas Malthus; organizaciones tales como la WWF, fundada por el príncipe Felipe de Edimburgo[1] junto con el príncipe Bernardo de Holanda[2], y como la Organización Global de Legisladores para un Medio Ambiente Balanceado, (GLOBE), organización "fundada por iniciativa del ex vicepresidente de Estados Unidos, Al Gore[3], y el senador John Kerry, en 1989, para responder a los desafíos del cambio climático". Lo que está detrás de esta "urgencia" por combatir el "cambio climático" son las políticas que, detrás de esta ideología ambientalista, han lanzado una pelea contra los Estados Nacionales para arrebatarles la soberanía, al cooptar a los representantes de las instituciones, lavándoles el cerebro con el discurso del cambio climático antropogénico, cuyo respaldo científico es muy discutible, ya que aún hay un debate sobre las verdaderas causas de dichos cambios. La evidencia científica de que es el CO2 el responsable de los cambios climáticos, simplemente no existe. Lo único que existe es una retórica que recuerda la máxima de Joseph Goebbels: "repite una mentira mil veces y se convertirá en verdad".

Con el pretexto del "cambio climático" y la "sustentabilidad", GLOBE, en su Análisis de la Estrategia Nacional de Energía 2013-2027[4] de México, se atreve a cuestionar que México priorice el crecimiento económico y la inclusión energética: "La Estrategia Nacional de Energía enviada al Congreso establece dos Objetivos Estratégicos: 1. Viabilidad al crecimiento económico de México; y 2. Acceso de servicios energéticos de calidad a toda la población. Se deja fuera el eje de la sustentabilidad ambiental, dando prioridad a los costos y al crecimiento económico". Sorprende que un organismo formado por funcionarios públicos electos se lamente de que un país decida darle prioridad al crecimiento económico y a que toda la población tenga acceso a la energía. ¿Desde cuándo una meta de progreso social es un problema? Los congresistas de las naciones deberían sentir vergüenza de pertenecer a tan infame organización, y a todas aquellas contrarias al progreso y en pro de despoblar al planeta. Los congresistas deben recordar que ellos representan a una institución con un verdadero peso moral, el Estado Nacional, en cuyos principios se basa el bienestar de los ciudadanos, el cual prometieron defender antes que a cualquier "organismo" supranacional a las órdenes del colonialismo británico.

BAJA DENSIDAD ENERGÉTICA Y GENOCIDIO

Lo que hay detrás de las políticas disfrazadas de "mitigación y adaptación al cambio climático" impulsadas por las organizaciones ecologistas supranacionales es el llamado "malthusianismo". Esto se convirtió en política de Estado en el mundo, de dos formas: 1 Campañas brutales contra el crecimiento poblacional; se adoptó la premisa de que nosotros mismos somos contaminantes.2 Políticas que presionan a las naciones a disminuir su densidad energética mediante "energías renovables", incapacitándolas para cubrir sus necesidades básicas de energía, agua, alimento, trabajo (derechos humanos inalienables consagrados en muchas constituciones) y condenándonos a un desolado porvenir.

Una de las conexiones de GLOBE es con "Capital Natural" que en su documento llamado "Capital Natural de México", ataca la "Revolución Verde" que tanto benefició a México, argumentando: "la Revolución Verde, cuyos resultados permitieron incrementar notablemente la producción, sin embargo, sus consecuencias ambientales fueron muy nocivas por la contaminación de suelo y agua producida por el abuso de agroquímicos, y además son sistemas energéticos ineficientes". Confrontados con la mayor crisis de alimentos que hemos tenido, importando el 50% de nuestros alimentos, estas palabras suenan como la condena de muerte para millones de personas que no tienen alimento en nuestro país. La única manera de producir los alimentos que requerimos es construir grandes proyectos de infraestructura, tales como el proyecto "NAWAPA-PLHINO", y reactivar los principios de la "Revolución Verde".

EL NUEVO IMPERIALISMO BRITÁNICO

Estas ONG lo que buscan es eliminar el concepto y aplicación del progreso que tanto necesita el mundo en este momento de crisis no sólo financiera sino física. Bajo el disfraz de la defensa del medio ambiente encubren su verdadero propósito: la eliminación de la soberanía y capacidad productiva de las naciones. Para la oligarquía, la solución a la crisis es que la mayor parte de la población simplemente desaparezca, utilizando una campaña de despojo despiadado de sus recursos con el argumento de "sustentabilidad" y "política verde"; convencen a las naciones de no emplear sus recursos para que no alcancen su potencial, es decir, el viejo colonialismo británico, pero con un rostro "amable". Lo que debemos hacer es no solo producir una cantidad mayor de energía, sino lograr una dinámica generalizada de avance tecnológico en base a una mayor densidad de flujo energético. Debemos regresar a la idea de que el ser humano es creativo y tiene la capacidad de descubrir nuevas leyes y recursos que rompen con la idea de los recursos limitados.

Los países de América no merecemos que esas políticas verdes sean impuestas en detrimento del ser humano, con leyes que limitan el crecimiento y desarrollo, incluso hasta la generación de alimentos, pues quienes las promueven argumentan que la agricultura y la ganadería dañan al planeta. Esta situación ya se refleja en las leyes de cambio climático que los estados de esta República han aprobado con la finalidad de cumplir con los objetivos de documentos como la Agenda 21 y el Convenio sobre Diversidad Biológica, en donde se privilegia el nulo desarrollo tecnológico, la disminución de la población y su hacinamiento y el reordenamiento ecológico. México no merece eso, México merece crecer, desarrollar una gran agricultura para alimentar a todos, incrementar el uso de la energía nuclear, pero sobre todo, ser autor y arquitecto de su propio destino, no marioneta de fuerzas imperiales, de príncipes de oropel con mata verde, que desde sus tronos desean detener el progreso del continente y vampirizarlo para su beneficio.¿Acaso la descarbonización es buena para el pueblo? ¿Debemos regresar a un primitivo ruralismo, como algunas fundaciones inglesas proponen? ¿O acaso usted piensa como el asesor en ciencias del ex primer ministro inglés Gordon Brown, sir Jonathan Porrit, que es necesario disminuir la población de Inglaterra de 60 a 30 millones porque la gente contamina al exhalar CO2? Hay científicos, como el Dr. Eric Pianka, que en aras de "salvar al planeta" proponen lanzar un virus que contribuya a una disminución del 90% de la población. ¿Qué grupos son los que van a subsistir si se aplican estas ideas? Le recuerdo que los NAZIS manejaban toda una teoría "científica" sobre la supuesta supremacía de la raza aria. ¿Por qué tendríamos que hacerles caso a países como Gran Bretaña que desean para América su descarbonización? ¿Deben los países ser las marionetas de oligarcas como John Selwyn Gummer, lord Deben, presidente honorario de GLOBE, que al mismo tiempo es director de la agencia de negocios "sustentables" Veolia UK, en un claro conflicto de interés?

A los eugenistas oligarcas que promueven su nuevo imperio en América debemos pedirles que se vayan, que se abstengan de promover programas que corrompen el espíritu de progreso. Tenemos la tecnología para transformar este país, para construir ecosistemas y administrar ambientalmente el planeta en bien de la humanidad y en contra de los dogmas científicos falsos. La historia nos lo enseña. Los reyes quieren súbditos, los demócratas queremos ciudadanos.

Notas:

[1] Quien deseaba fervientemente "contribuir a aliviar la sobrepoblación a través de un virus mortal".

[2] Miembro activo del partido nazi

[3] A quien sus intereses en el sector minero, su estilo de vida y su enriquecimiento desmesurado a partir de sus negocios "verdes" colocan en una posición moral muy inadecuada.

[4] Por más que la política energética trazada sea humo debido a la regresiva reforma energética que enajena los bienes de los que depende el desarrollo social.