En el caso de Bergdahl, de nuevo Obama quebrantó la Constitución

7 de junio de 2014

7 de junio de 2014 -– La Sección Ocho del 1er Artículo de la Constitución de Estados Unidos, al enumerar las facultades del Congreso, establece de modo explícito que incluye la facultad de "Declarar la guerra, conceder patentes de corso, y elaborar reglas concernientes a las capturas en tierra y mar". Esta es también otra parte de la Constitución que Obama, ex profesor de derecho constitucional, decidió hacer trizas, por medio del arreglo que hizo el régimen de liberar a 5 Talibanes que estaban presos en Guantánamo, a cambio de la liberación del sargento del ejército Bowe Bergdahl, pasando por encima de las atribuciones del Congreso de Estados Unidos.

El 26 de diciembre pasado, Obama firmó la Ley de Autorización de Defensa Nacional FY14 (FY14 National Defense Authorization Act), que el Congreso había aprobado. La sección 1035(d) de esta ley dice que antes de liberar a algún prisionero, el Ejecutivo debe notificar al Congreso cómo mínimo con 30 días de antelación de su intención de hacerlo. Sin embargo ni siquiera Mike Rogers, presidente de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes, ni Dianne Feinstein, presidenta de la Comisión de Inteligencia del Senado, fueron notificados de antemano. De hecho, Rogers dijo, que la última vez que el gobierno se reunió con el Congreso sobre el caso de Bergdahl, en el 2011, su idea de hacer un intercambio de prisioneros se topó con oposición de parte de los dos partidos en ambas cámaras. "En esa oportunidad lo plantearon como modo de construir confianza para negociar un acuerdo de paz", le dijo Rogers a CNN. "Y por lo tanto, claramente, eso no cuadra con lo que han estado diciendo hasta ahora".

La senadora Diane Feinstein (demócrata por California), presidenta de la Comisión Selecta del Senado sobre Inteligencia, expuso el hecho de que el Congreso rechazó específicamente, en el 2011, la idea de hacer un intercambio de talibanes por un prisionero de guerra, que involucraba al sargento Bowe Bergdahl. Esto fue rechazado luego de que el Congreso consideró detenidamente los detalles que se presentaron a las comisiones pertinentes.

Según el periódico The Hill del 3 de junio, Feinstein dijo que "hubo puntos de vista muy fuertes en contra del intercambio y fueron prácticamente unánimes". En un artículo que muestra que el rechazo que hubo en el 2011 al intercambio de un prisionero de guerra por talibanes fue de ambos partidos, y Hill informó que: "Feinstein también dijo que los líderes de las comisiones de inteligencia de la Cámara de Representantes y del Senado de manera casi unánime rechazaron un intercambio de prisioneros, cuando se planteó en el 2011".

"Ella dijo que el presidente y los republicanos de mayor jerarquía de las comisiones relacionadas, le dedicaron mucho tiempo en el 2011 a revisar la posibilidad de un intercambio de prisioneros y resolvieron de modo firme oponerse a liberar militantes veteranos de... la Bahía de Guantánamo".