El Banco Central Europeo se soltó tirándole dinero a los bancos insolventes

7 de junio de 2014

6 de junio de 2014 — Dado que esto les ha funcionado de manera tan fabulosa en Estados Unidos, el Banco Central Europeo (BCE) informó que todas las medidas de expansión monetaria que se esperaban se pondrán en efecto, excepto una, la compra de valores respaldados en inversiones (ABS, por sus siglas en inglés), la cual no obstante se implementará después.

* Recorte en las tasas de interés: De 0.25% a 0.15%. El presidente del BCE, Mario Draghi, dijo que desde un punto de vista práctico, ese es el límite.

* Tasas de interés negativas para depósitos. Los bancos pagarán 0.10% para tener su dinero en el BCE.

* Se anunció una nueva Operación de Refinanciamiento de Largo Plazo (LTRO, por sus siglas en inglés), posiblemente de unos 400,000 millones de euros, para recapitalizar a los bancos, que se pondrá en marcha las próximas semanas.

* Por último, pero quizás lo más importante, es que de ahora en adelante el BCE terminará sus operaciones de "esterilización". Hasta ahora, el BCE retiraba de la circulación toda la liquidez que le daba a los bancos a través de la compra de activos. Eso ya no va a ocurrir. El BCE va a dejar que se extienda la masa monetaria para generar inflación, con un objetivo supuesto de 2%.

Draghi dijo que el nuevo dinero de la LTRO se le va a entregar a los bancos bajo la condición de que lo utilicen para dar créditos a las empresas no financieras. Esto despertó el escepticismo entre los asistentes a la conferencia de prensa donde el BCE anunció la medida. Primero, ¿cómo va a hacer valer esa condición el BCE? Y segundo, ya los bancos han tenido suficiente acceso al dinero si quisieran prestarlo, así que, ¿por qué de repente va a haber demanda de crédito? La experiencia británica ha mostrado que el crédito a las empresas se redujo luego de que el Banco de Inglaterra comenzó su programa de "financiamiento del crédito".

A las críticas del dirigente de los bancos alemanes de préstamos, Fahrenschon, quien dice que las bajas tasas de interés están destruyendo los ahorros de millones de alemanes que compraron pólizas de seguro de vida, Draghi respondió: Estamos reduciendo las tasas de interés para los bancos, no para los consumidores. Si los bancos, a su vez, reducen las tasas para los consumidores, ¡nosotros no somos responsables de eso!

En respuesta a la pregunta de un periodista irlandés, en el sentido de que si los resultados en las últimas elecciones para el Parlamento Europeo no mostraban una falta de respaldo popular hacia las políticas de la Unión Europea y del BCE, Draghi no mostró señales de conciencia. Salió con el cuento de que la disciplina fiscal debe seguir porque el origen de la crisis actual "fue la situación en la que se encontraban muchos presupuestos públicos" al principio. No dijo que esa situación fue creada por los rescates a los bancos. Antes, Draghi había dicho que el BCE "de ningún modo está satisfecho" con el avance de los gobiernos en las reformas estructurales.