'La guerra nuclear no tiene ganador'

7 de junio de 2014

7 de junio de 2014 — Steven Starr, científico veterano de la organización Médicos por la Responsabilidad Social, emitió una advertencia muy necesaria para que los estadounidenses se movilicen para impedir la guerra nuclear, porque eso sería la extinción de la humanidad. "Los desinformados dirigen a los desinformados hacia el abismo de la extinción", dice Starr, porque esto no se debate en ninguna elección presidencial, ni se discute en los medios informativos, ni se enseña en las escuelas de Estados Unidos, y aparentemente ni lo entienden las personas a cargo de los arsenales nucleares.

Starr escribió un artículo titulado "The Lethality of Nuclear Weapons" [1] (Lo mortífero de las armas nucleares) que publicó el 30 de mayo en el portal electrónico de Paul Craig Roberts, en respaldo a las advertencias que ha venido haciendo el propio Roberts de que "una guerra nuclear entre Estados Unidos y Rusia eliminaría a la raza humana, junto con las demás formas de vida".

Starr hace un repaso de la serie de estudios científicos hechos desde 2006 —los cuales también se mencionan en el video de LaRouchePAC "Imposible sobrevivir" [2] sobre la amenaza de guerra termonuclear— que demuestran que una "pequeña" guerra nuclear, que utilice solo el 1% de las armas nucleares rusas o de EU ya listas para lanzarse, conduciría a una hambruna global y a la muerte de unos dos mil millones de personas, mientras que "una guerra con menos de la mitad de las armas nucleares estratégicas de EU o de Rusia, destruiría a la raza humana".

Starr dice: "Solo escuchamos de amenazas terroristas que podrían destruir una ciudad con una bomba atómica, mientras que la amenaza de la extinción humana de una guerra nuclear nunca se menciona, a pesar de que Estados Unidos y Rusia realizan cada una enormes juegos de guerra nucleares en preparación a una guerra entre EU y Rusia... Más aterrador todavía es el hecho de que los neoconservadores que dirigen la política exterior de Estados Unidos creen que Estados Unidos tiene primacía nuclear sobre Rusia; es decir, que Estados Unidos podría lanzar con éxito un ataque nuclear en sigilo contra las fuerzas nucleares rusas (y chinas) y destruirlas por completo".

Starr señala que él, junto con el coronel ruso Valery Yarynich, ex jefe de seguridad del comando y sistemas de control nuclear soviéticos, escribieron un ensayo para refutar un artículo que publicó la revista Foreign Affairs en 2006 donde se plantea esa locura. Su refutación desató una amplia discusión en Rusia, pero los autores no lograron que se publicara en los medios de Estados Unidos. Starr concluye lo siguiente:

"La necesidad es urgente y grave para que el Presidente de Estados Unidos, Rusia o China, declare en un foro sumamente público que la existencia de armas nucleares crea la posibilidad de su utilización y que su empleo en una guerra significaría muy probablemente la extinción humana. Como la guerra nuclear no tiene ganadores, las armas se deben prohibir y destruir antes de que nos destruyan a todos".