Monarquía británica a la raza humana: ¡Ni energía nuclear, ni petróleo, ni carbón, ni leña. ¡Punto!

14 de junio de 2014

14 de junio de 2014 — El Movimiento Ciudadano LaRouchista (Mocila) de México fue muy preciso cuando le dijo a los legisladores que asistieron a la Segunda Cumbre Mundial de Legisladores de la Organización Global de Legisladores por un Ambiente Balanceado (GLOBE, por sus siglas en inglés),celebrado entre el 6 y 8 de junio en el Congreso mexicano, que estaban participando de una operación dirigida por el imperio británico, cuyo propósito es asegurar su complicidad en el genocidio a nivel mundial.

La intervención de los periodistas miembros del Mocila les acarreó su expulsión violenta del evento público a manos de agentes de seguridad privada contratados por GLOBE. Los organizadores del Mocila presentaron una demanda formal ante las autoridades mexicanas competentes de la Procuraduría General de la República.

La conferencia de GLOBE quería garantizar dos objetivos primarios: inducir a los gobiernos a que, 1) impongan la aprobación de legislaciones nacionales obligatorias que impongan drásticas limitaciones a todas las formas de actividad económica productiva, en aras de evitar el 'cambio climático'; y 2) incorporar la contabilidad de "capital natural" en todas las decisiones presupuestarias y fiscales, es decir, desarrollar mecanismos para establecer "precios de mercado" para los ecosistemas, agua, bosques, depósitos minerales, luz solar etc., a fin de utilizar el mercado para hacer prohibitivo el uso de los llamados recursos naturales.

La imposición por parte del Presidente Obama de la radical descarbonización de la economía de EU, mediante decreto ejecutivo, se esgrimió en la conferencia precisamente como el tipo de acciones que deben emular los gobiernos. Simultáneamente a la conferencia, Obama anduvo pregonando la estrategia de fijar precios de mercado en su entrevista del 8 de junio con Thomas Friedman del New York Times.

Esto es el genocidio del imperio británico que la querida de Obama, la reina, le ha ordenado que implemente. La operación de GLOBE está dirigida desde arriba por la monarquía británica. Las oficinas centrales de GLOBE se localizan en Londres: su presidente honorario es el lord británico Debban. La Iniciativa de Legislación Climática que se promovió en la ciudad de México fue lanzada en una cumbre celebrada en la cancillería británica desde Londres en enero del 2013; los estudios anuales sobre legislaciones que produce GLOBE los saca del Instituto Grantham de la London School of Economics.

El príncipe Carlos es el mecenas personal de la estafa de la contabilidad del "capital natural", mediante su Proyecto de Contabilidad para la Sustentabilidad, como lo dejó en claro en su discurso inaugural del 27 de mayo sobre "Capitalismo Inclusivo" de la City de Londres en el consejo de guerra que realizaron los fondos especulativos en contra de las regulaciones bancarias y a favor de transformar el capitalismo global mediante medidas ambientalistas radicales.

Lo que destaca del lenguaje árido del proyecto GLOBE, es que lo que realmente quieren decir por descarbonización y desnuclearización de la economía, es la deshumanización del planeta. El estudio "histórico" sobre la contabilización del capital natural dado a conocer el último día de la conferencia de GLOBE "reconoce el impacto altamente degradante de la actividad humana sobre el medio ambiente" y destaca la "necesidad urgente de desarrollar métodos y medidas efectivas para la contabilidad del capital natural y consagrar esto en los lineamientos legales y de política", informa un cable de Inter Press Service del 9 de junio.

Otro cable de IPS informa que los legisladores africanos que asistieron a la cumbre "fueron bombardeados por no haberse mostrado lo suficientemente ambiciosos para hacerle frente a los desafíos del cambio climático. ¿Por qué? Porque aunque hay países como la República Democrática del Congo (RDC) que son participantes entusiastas del proyecto para que las naciones limiten o prohíban el uso de los bosques nacionales a cambio de dinero (la "Reducción de las emisiones producto de la deforestación y degradación forestal", la estafa de REDD, como se conoce por sus siglas en inglés), estas limitaciones no se han institucionalizado en "un marco legalmente obligatorio"

¿Qué significa esto en términos humanos? Un legislador de la RDC que asistía a la cumbre le explicó a IPS: "Los necesitamos [los bosques] para alimentar a nuestra población, para calentarnos, para cocinar. Uno no puede decirle a su esposa que deje de utilizar leña sin ofrecerle una fuente de energía alternativa".