Tony Blair: Todo el Medio Oriente en peligro; pero no es culpa nuestra

16 de junio de 2014

16 de junio de 2014 — El 14 de junio, un minuto antes de la medianoche, tiempo de Londres, el Telegraph de Londres subió un ensayo de Tony Blair, extenso, incoherente e histérico, con el titulo de esta nota, que nos recuerda los gritos histéricos de Boris Godunov en la opera, de "¡Yo no fuí! ¡Yo no fuí!" el que mató al pequeño zarevich.

"La guerra civil en Siria con su desintegración concomitante, tiene sus efectos malignos y predecibles. Iraq está ahora en peligro mortal. Todo el Medio Oriente está en peligro" escribe Blair.

"Vamos a tener que reevaluar nuestra estrategia hacia Siria; apoyar al gobierno iraquí para que combata la insurgencia; a la vez que se deja en claro que va a tener que cambiar la política en Iraq para que sea factible cualquier resolución a la crisis actual. Después necesitamos un plan integral para el Medio Oriente que aprenda correctamente las lecciones de la última década. Al hacer esto, debemos escuchar y trabajar estrechamente con nuestros aliados por toda la región, cuyo entendimiento de estos temas es crucial y quienes están preparados para trabajar con nosotros en el combate a las raíces causantes de este extremismo que va más allá de la crisis en Iraq o en Siria".

Se gasta página tras página tratando de negar que su guerra ilegal en contra de Iraq haya sido la culpable. "Es inevitable que los acontecimientos en Mosul hayan llevado a que se vuelva a discutir sobre la decisión de sacar a Saddam Hussein en el 2003. La cuestión clave obviamente es qué hacemos ahora...

"Sin embargo, no existe tampoco ninguna duda de que una de las causas inmediatas claves en la toma de Mosul por parte del EIIS [Estado Islámico de Iraq y Siria] sea la situación en Siria. Sostener lo contrario es arbitrario...

"En cuanto a cómo estos acontecimientos se reflejan en la decisión original de sacar a Saddam, si se quiere tener este debate, tenemos que hacer algo que raramente se hace: plantear la situación contrastante, es decir, supongamos que en el 2003, se hubiera dejado que Saddam siguiera gobernando Iraq. Ahora tómese cada uno de los argumentos en contra de las decisiones una por una..." y así por el estilo.

"La realidad es que todo el Medio Oriente y más allá está pasando por una transición enorme, agonizante y prolongada. Tenemos que liberarnos de la idea de que nosotros la causamos. No lo hicimos. Podemos debatir sobre si nuestras políticos en cierto momento ayudaron o no; y sobre si las acciones o inacciones son la mejor política y hay mucho que ambas partes pueden decir. Pero la causa fundamental de la crisis reside dentro de la región, no fuera de ella".

Cierra diciendo: "Iraq es parte de un cuadro mucho más amplio. Por supuesto que se puede debatir sobre la cordura de decisiones anteriores. Pero son las decisiones actuales las que van a contar. Es cierto, las opciones son bastante feas. Pero durante tres años hemos estado observando a Siria descender en el abismo y en su caída, nos enreda en sus cuerdas, lenta pero seguramente, para arrastrarnos junto con ellos. Tenemos que hacer a un lado las diferencias que tuvimos en el pasado y actuar ahora para salvar el futuro".

O, si es que no conoces a Boris Godunov, solo piensa en Lady Macbeth.