La elección presidencial colombiana, una victoria para los británicos

17 de junio de 2014

17 de junio de 2014 — La reelección de Juan Manuel Santos, protegido número uno del criminal de guerra británico Tony Blair al sur de la frontera de Estados Unidos, como Presidente de Colombia el 15 de junio pasado, da una luz verde para que continúen las negociaciones de "paz" de Santos con el mayor cartel de la cocaína en Suramérica, las narcoterroristas FARC. El acuerdo con las FARC forma parte de la política impulsada por el imperio británico de legalización del narcotráfico a nivel global, de lo cual Santos es un franco defensor, junto con el Presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Cuatro días después de la elección, el nuevo embajador de Santos ante el Reino Unido, Néstor Osorio, presentó el caso de Santos directamente a la reina. Un cable noticioso que fue publicado por el Consulado de Colombia en Londres informó el 29 de mayo que cuando Osorio presentó sus credenciales a la reina Elizabeth, le había transmitido "un mensaje personal" del Presidente Santos "sobre éste momento histórico" por el cual transitaban las relaciones bilaterales entre los colombianos y los británicos, y hablaron sobre los planes para el proceso de "paz".

Entre otras medidas, al ex Presidente César Gaviria, pieza de George Soros por completo y con décadas de servicio a la mafia de las drogas, se le exigió que entrara en acción para asegurar que Santos ganara. El día de la elección el diario londinense Observer publicó en su editorial que era urgente que Santos lograra la victoria, "para crear un nuevo paradigma para tratar con los narcóticos y una reconciliación en paz".

En los titulares del lunes 16, la revista Economist dio a conocer el alivio de la City de Londres por la victoria de Santos, que garantiza que las negociaciones con el cartel de las FARC "continuarán sin interrupción".

Santos venció a su opositor, Oscar Zuluaga, con solo menos de un 51% del voto en una segunda vuelta en la que fue mayor el número de personas que no votaron (17.2 millones) que los que sí lo hicieron (15.7 millones), y un 4% de los votos fueron nulos.

Fue una competencia reñida. Zuluaga, quien hizo campaña en contra de entregarle de nuevo el país a las FARC, y en contra de la legalización de las drogas, y recibió el apoyo del Presidente Álvaro Uribe Vélez quien todavía goza de popularidad, le ganó a Santos en la primera vuelta de las elecciones el 25 de mayo.