Orden masónica controlada por los británicos tras el éxito del EIIS en Iraq

17 de junio de 2014

17 de junio de 2014 — Cuando Mosul estaba bajo ataque la semana pasada, las tropas iraquíes que la defendían recibieron órdenes de sus comandantes de quitarse los uniformes y entregar las armas a sus atacantes. Se informa que lo mismo sucedió cuando Tikrit fue atacado después. Y luego de que supuestamente el EIIS (Estado Islámico de Iraq y Siria) se apoderó de Mosul, fue nombrado gobernador un viejo líder del antiguo régimen del partido Ba'ath de Saddam Hussein.

Es más, el veterano funcionario de inteligencia militar de EU, Pat Lang, se refirió en su portal electrónico a las especializadas maniobras del ejército del EIIS en Iraq, y se las atribuyó a algunos de los generales ba'athistas más experimentados que prestaron servicio con Saddam Hussein. En la primera fila, se las atribuyó a Izzat Ibrahim al-Douri, ex vicepresidente del régimen de Saddam y compañero cercano suyo desde por lo menos principios de los 1960, quien es ahora el jefe del llamado "Ejército de hombres de la Orden Naqshbandi, o en árabe, Jaish Rijal Al-Tariqah Al-Naqshbandia o JRTN.

La Orden Naqshbandi es una Orden Sufí conectada a los derviches, de lo cual hablaremos más adelante. Entre los árabes iraquíes, era una especie de masonería que colaboró con los colonialistas británicos.

Uno de los escritores que conocen mejor al JRTN es Alaa al-Lami, quien escribe para Al-Akhbar en Líbano. El 14 de junio escribió: "Lo que sucedió en Mosul fue una especie de golpe de Estado militar muy especial, sobre lo cual había estado trabajando en silencio, paciente y astutamente, la facción que encabeza Izzat Ibrahim al-Douri durante largo tiempo, hasta que al fin logró reunir una red compleja y formidable de ex oficiales que fueron excluidos de las fuerzas armadas durante la des-bahatificación, a favor de oficiales más favorecidos siguiendo el sistema de cuotas sectarias, especialmente en las provincias de Nínive y Salah al-Din. Se usó al EIIS como coraza con la cual encubrieron sus movimientos, con el fin de aterrorizar a sus oponentes, como parte de una alianza cínica nihilista".

Otro experto similar es Michael Knights, un profesor británico en el Instituto Washington sobre Políticas para el Cercano Oriente (WINEP). Hace exactamente tres años, Knight escribió "The JRTN Movement and Iraq's Next Insurgency" (El movimiento JRTN y la próxima insurgencia de Iraq). [1] Ahí había dicho lo siguiente:

"Cuando el JRTN anunció formalmente su formación después de la ejecución de Saddam Hussein el 30 de diciembre del 2006, el movimiento inicialmente incitó curiosidad debido a su aparente conexión con la orden Naqshbandi de Sufíes Islámicos. De hecho la adopción por parte del JRTN de motivos Naqshbandi reflejan las redes de prebendas políticas que se aglutinaron durante el gobierno de Saddam. En el norte de Iraq, la orden Naqshbandi tiene muchos seguidores, tanto árabes como kurdos, pero la composición más significativa del movimiento eran árabes que colaboraron pragmáticamente con el Imperio Otomano, el Mandato Británico y después con varios gobiernos iraquíes. Según el experto profesor iraquí Amatzia Baram, esta composición árabe de Naqshbandis usaron el movimiento como una asociación política y de negocios —quizá similar a la masonería— para sacar ventajas mutuas".

Es interesante que los autores británicos sobre las dos guerras chechenias del siglo 20 en Rusia, como Alexander Benningsen, también investigaron la orden Naqshbandi, junto con otras órdenes sufíes, por ser el instrumento con el que fueron creados.

Después del asesinato de Hussein en el 2006, al-Douri empezó a distanciarse del Nuevo Partido Ba'ath. Su facción, JRTN (tambien llamado HCJL) "mezcló nacionalistas iraquíes, protección a los sunas (árabes sunitas en Iraq) y temas islámicos ortodoxos... Los cálculos sobre el tamaño del JRTN van desde los 1,500 hombres hasta los 5,000, pero estas cifras poco sirven para entender los círculos concéntricos involucrados en este movimiento. Según varios reseñas, el JRTN parece estar diseñado para tener un núcleo duro de miembros permanentes; fuera del liderato nacional compacto, los únicos miembros inscritos parecen ser los cuadros de facilitadores, financiadores, oficiales de inteligencia y entrenadores".

Hay de violencia a violencia

Nótese la prominencia de la Seguridad Operativa. "El JRTN prefiere usar ex miembros de las unidades militares de élite como la Guardia Republicana Especial o la Guardia Republicana como afiliados en las operaciones. Identifican a los candidatos mediante recomendaciones personales, y a través de antiguas redes del régimen se lleva a cabo el proceso de examen. Se usan programas de entrenamiento para mantener al día las destrezas militares y la disciplina, entre ellos cursos de '90 días' en donde ex suboficiales los someten a abusos físicos.

"El JRTN parece que también delega algunos ataques que comisiona a movimientos insurgentes existentes. En algunos casos, estos son los remanentes de otrora grupos insurgentes significativos como Jaysh al-Islami, Hamas al-Iraq, Ansar al-Sunna y Jaysh Muhammad. Los líderes de estos movimientos con frecuencia no les informan a los soldados de infantería que el JRTN contrató sus servicios. Algunos encargados de logística usados por el JRTN han trabajado antes con Ansar al-Sunna o AQI [lo que antes se identificaba como Al-Qaeda en Iraq y que ahora se llaman Estado Islámico de Iraq y Levante, o Estado Islámico de Iraq y Siria]. Esta entremezcla táctica de grupos se destaca en numerosos relatos. Parece que el JRTN ha empleado al AQI para que lleve a cabo ataques que después se niegan en contra de iraquíes, especialmente blancos civiles".

La política declarada del JRTN de solo atacar a los ocupantes, y no a la población local, lo convirtió en uno de los grupos terroristas con los que menos "se entrometían", escribe Knight, y se ganó un tratamiento cordial de parte de algunas partes de las fuerzas de seguridad y judiciales iraquíes. Pero la realidad era que sus ataques en contra de otros iraquíes simplemente se los habían encargado a otros grupos yijadistas.

En el documento del 2001, "La próxima insurgencia: recursos ba'athistas y salafíes para combatir el gobierno iraquí", [2] Knight escribe: "El tipo de violencia que cuenta —un terror focalizado que cambia la mente de muchas más personas que las que resultan directamente mutiladas— está al alza. Y un uso cuidadosamente analizado del terror y la intimidación para obtener ganancias organizativas —tan diferente de la violencia sin pausa y contraproducente de Al-Qaida en Iraq, recuerda profundamente al partido Ba'ath... los movimientos insurgentes sunitas se han alejado en gran medida del uso de vehículos bombas en contra de blancos civiles para castigar e intimidar colectivamente a comunidades sunitas. En vez de esto, estos grupos intentan reconstruir santuarios de operaciones y zonas de reclutamiento usando herramientas más selectivas como son las "cartas nocturnas" (advertencias), asesinatos y chantaje selectos de miembros claves de la comunidad o de miembros de las fuerzas de seguridad".

En el relato de Knight, parece que el JRTN tiene bastante dinero, el suficiente como para poner en su nómina de pagos a muchos policías y oficiales militares que cooperan, de forma tal que ellos reciben los proverbiales "dos cheques" en vez de uno. También tiene dinero para contratar al EIIS y otros grupos para que lleven a cabo bombazos y asesinatos por órdenes del JRTN. Y todo esto sin extorsionar a cambio de protección a tiendas y empresas como lo hacen otros grupos. Algunos dicen que proviene de la inteligencia jordana, que no es más que otra forma de decir que proviene de Londres.