El presidente del Eurogrupo exige que se apliquen los rescates internos

20 de junio de 2014

20 de junio de 2014 – Se está acelerando el Europa la política de rescates internos ("bail-in", también conocida como "prototipo Chipre") que pudiera hacer estallar el sistema bancario mundial.

A principios de junio, Kurt Lauk, presidente del Consejo Económico del la Unión Demócrata Cristiana (CDU) de Alemania, el partido de la canciller alemana Angela Merkel, declaró que la política de tazas de interés negativas del Banco Central Europeo (BCE) y los rescates internos, son necesarios, y por primera vez reconoció que esto irá en detrimento de los depositantes. Lauk dijo que la medida del BCE de "reducir las tasas de interés además ayudará al presupuesto del gobierno. Lo que le hace daño a los depositantes, ayuda al balance del presupuesto".

Al mismo tiempo, Jeroen Dijsselbloem, ministro de Finanzas holandés, presidente del Eurogrupo, estuvo en Viena para las pláticas sobre la situación de los bancos en Austria. En una conferencia de prensa, le dijo a los periodistas que "los rescates internos tienen mucho sentido, tanto desde el punto de vista presupuestal como del económico", no solo para Austria, que acaba de implementar un rescate interno de 900 millones de euros para el debilitado banco Hypo Alpe Adria, sino para toda Europa.

Dijsselbloem emitió una declaración a principios de junio anunciando que los Estados miembros de la Zona del Euro acaban de "llegar a un acuerdo político sobre el marco operativo de los instrumentos de recapitalización directa" del Mecanismo de Estabilidad Europeo. Para ser elegible para recibir los fondos, los bancos pertinentes deben implementar un rescate interno.

Así que aparentemente, Dijsselbloem sabía de que estaba hablando cuando afirmó en la primavera del 2013, que el rescate interno a Chipre era el plan de acción para toda Europa.