LaRouche responde a una pregunta sobre la unión sudamericana y el BRICS

23 de junio de 2014

22 de junio de 2014 – Lyndon LaRouche recibió la siguiente pregunta por correo electrónico, de la cual reproducimos la respuesta.

Pregunta: ¿Tienen los países de Sudamérica la capacidad de unirse en una unión que quizás podría trabajar en una alianza con el grupo de BRICS, iniciar el desarrollo? ¿Sería posible fortalecer sus economías mediante conexiones de trenes de alta velocidad de España?

LaRouche: Si, pero solo bajo nuevas condiciones apropiadas entre esos Estados nacionales respectivamente soberanos. Esto quiere decir que las naciones que formen la unión, para ese propósito, no deben estar sujetas a una agencia externa a ese conjunto de Estados nacionales respectivamente soberanos que formen el origen.

La amenaza a cualquier empresa de cooperación como esa sería la subordinación a potencias y agencias fuera del conjunto de las repúblicas de los pertinentes Estados nacionales respectivamente soberanos asociados que compongan el acuerdo entre los que serían en esencia participantes en un acuerdo del principio westfaliano de 1648. Hasta ahora, tales acuerdos entre los Estados Miembros de las Américas se ha impedido, principalmente, por la posición dominante del imperio británico entre la comunidad transatlántica. No puede haber ninguna intromisión ajena imperialista entre los miembros. En otras palabras, los socios individuales no deben estar sujetos a una tiranía monetarista de relaciones económicas entre esas naciones que pretenden ser soberanas, tal como la tiranía imperial británica prácticamente globalista que domina actualmente al planeta en su conjunto, o casi todo.

Cómo opera el imperialismo, como tal

El modelo de las tiranías imperiales, medievales y modernas, ha sido principalmente el antiguo imperio romano y el imperio holandés-británico moderno, conocidos por otro lado como los imperios brutánicos modernos que se hacen eco de la tiranía del Zeus satánico. Estas son las fuerzas del mal que dominan, entre otros gobiernos, los sistemas político-económicos imperialistas que dominan a todas las Américas actualmente, incluyendo a Estados Unidos de América.

La modalidad característica que emplean las operaciones imperialistas se basa en esencia en lo que se debe reconocer como sistemas monetaristas, bajo una disposición en la cual la autoridad monetaria reduce las economías de las naciones a títeres de los imperialismos monetaristas.

Por ejemplo: El proceso de corrupción que ha conducido, repetidamente, a la subyugación extranjera de la economía estadounidense comenzó con las insensateces de Presidentes estadounidenses como John Adams, Thomas Jefferson, y James Madison. Esa corrupción de nuestra Constitución Federal de Estados Unidos, se ha echado atrás con las reformas que introdujeron los Presidentes Monroe y John Quincy Adams. La subversión de la Constitución Federal de Estados Unidos se ha impuesto habitualmente, repetidamente, a través de la farsa denominada "derechos de los estados". De hecho, el origen del crónico regreso a las implicaciones traidoras del sometimiento de Estados Unidos al culto de los Derechos de los Estados en las Américas, comenzó con el asesinato del Secretario del Tesoro de Estados Unidos, Alexander Hamilton, por el asesino profesional británico, Aaron Burr, un Burr que fue tolerado por la complicidad en las prácticas de los "derechos de los estados" que convirtieron a los mismos Estados Unidos, repetidamente, en un títere imperial británico: hasta el momento presente de este informe. Precisamente, el Presidente Abraham Lincoln fue asesinado a nombre del imperio británico, igual que el Presidente William McKinley, quien fue asesinado en provecho del traicionero Theodore Roosevelt, y así como el Presidente John F. Kennedy y su hermano Robert, así como el ataque motivado de manera similar con el intento de asesinato contra el Presidente Ronald Reagan.

Cuál es la enfermedad del monetarismo

La maldad evidente inmediata de toda política monetarista, es que tiende, de modo inherente, al dominio internacional del gobierno imperialista entre los Estados nacionales incluso soberanos nominalmente. Esas instituciones que son nominalmente Estados nacionales independientes, como la mayoría de las naciones aparentemente soberanas, se ven degradadas como víctimas de los sistemas monetaristas internacionales. Todos los sistemas imperialistas de los tiempos modernos se basan en el control económico bajo el dominio de sistemas monetaristas foráneos, para el caso de Estados Unidos actualmente, que se encuentra, principalmente, bajo los modos imperialistas británicos de imperialismo monetarista, tal como es el caso del sistema títere británico conocido como Wall Street, que ha sido un "agiotista" imperial británico desde el mismo comienzo de su existencia.

La mayoría de los asesinatos de los Presidentes estadounidenses, y ciertos otros, dentro de Estados Unidos, han sido motivados por las amenazas que han presentado esos Presidentes a los títeres del imperio británico en Estados Unidos.