Libro de Ed Klein, 'Blood Feud', pone al descubierto el papel de Obama en el engaño Bengasi

23 de junio de 2014

22 de junio de 2014 — En un artículo publicado en el diario New York Post titulado "Clinton Bristled at Benghazi Deception" (Clinton encrespada ante el engaño en Bengasi), extractado de su libro nuevo "Blood Feud" (Disputa mortal), el autor Edward Klein informa que según uno de los asesores legales más cercanos a Hillary Clinton, la noche del ataque a la misión de EU y el anexo de la CIA en Bengasi, Libia, Obama le llamó a Hillary Clinton y le ordenó que sacara un comunicado de prensa culpando al video en donde se denigraba al profeta Mahoma por lo que estaba sucediendo en Bengasi.

El relato pudiera tener un impacto explosivo en el trabajo de la Comisión Selecta que investiga Bengasi y pudiera acelerar las acciones, incluso entre los demócratas, para enjuiciar políticamente a Obama.

En el artículo del New York Times Klein escribe lo siguiente:

"Para las 10pm del 11 de septiembre del 2012, cuando Hillary Clinton recibió una llamada del Presidente Obama, ella era una de los funcionarios en Washington mejor informados sobre el desastre que se estaba desenvolviendo en Bengasi, Libia. Ella sabía que el embajador Christopher Stevens y su encargado de comunicaciones estaban muertos, y que los atacantes habían lanzado un asalto con morteros bien coordinados en contra del anexo de la CIA, que le habría de costar la vida a otros dos estadounidenses. Ella no tenía ninguna duda de que se había lanzado un ataque terrorista en contra de Estados Unidos en el aniversario del 11 de septiembre".

"Sin embargo, cuando Hillary levantó el teléfono y escuchó la voz de Obama, supo que el Presidente tenía otras ideas en mente. A menos de dos meses del día de las elecciones, él todavía se andaba jactando de que había hecho huir a al-Qaeda. Si se sabía la verdad sobre Bengasi, desbarataría este argumento.

"Hillary se quedó pasmada cuando escuchó al Presidente hablar sobre el ataque en Bengasi, dijo en entrevista uno de sus asesores legales más allegados. Obama quería que ella dijera que el ataque había sido producto de una manifestación espontánea provocada por un oscuro video en el Internet en donde se denigraba al profeta Mahoma".

Este asesor agregó: "Hillary le dijo a Obama, 'señor Presidente, esa historia no es creíble. Entre otras cosas, porque ignora el hecho de que el ataque ocurrió el 11 de septiembre'. Pero el Presidente se mantuvo inflexible. Dijo 'Hillary, yo necesito que tu saques un comunicado del Departamento de Estado lo más pronto posible' ".

Después de su conversación con el presidente, Hillary le llamó a Bill Clinton quien estaba en su penthouse en el William J. Clinton Presidential Library en Little Rock y le dijo lo que Obama quería que hiciera.

"Me enferma esto" dijo, según el asesor legal, quien supo sobre la conversación.

"Esa versión no va a pegar" dijo Bill.

"Ya sé" dijo Hillary, "Yo le dije eso al Presidente".

"Es una historia imposible" dijo Bill, "No puedo creer que el Presidente esté alegando que no fue terrorismo. Pero, luego a lo mejor si puedo. Parece que Obama no va a permitir que nadie diga que ocurrió un acto terrorismo bajo su mandato".

El asesor legal de Hillary aportó mayores detalles:

"Durante su llamada telefónica, Bill empezó a barajar varios escenarios catastróficos, incluyendo la idea de que Hillary considerara renunciar a la Secretaría de Estado debido a este asunto. Ambos, tanto él como Hillary estuvieron de acuerdo inmediatamente en que el renunciar no era una opción realista. Si su renuncia dañaba las posibilidades de reelección de Obama sus compañeros demócratas nunca se lo perdonarían. Hillary ya estaba pensando en contender por la candidatura presidencial en el 2016, y su futuro político, así como también el de Obama, estaban en la balanza".

Obama había puesto a Hillary contra la pared y ella y Bill no encontraron una salida. Así que, poco después de las 10 de la noche del 11 de septiembre, ella dio a conocer un comunicado de prensa con la versión oficial que culpaba por el ataque en Bengasi a "un video inflamatorio puesto en el Internet".

El engaño de Bengasi estaba en pleno desarrollo.