LaRouche: El ataque a Argentina significa que la política de rescate interno (bail-in) del imperio británico está en pleno vigor

24 de junio de 2014

24 de junio de 2014 — El economista estadounidense Lyndon LaRouche aprovechó la ocasión de su participación en la discusión semanal del Comité Político de LaRouchePAC de este lunes 23 para emitir una severa advertencia sobre lo que está en juego en el asalto de los fondos buitre contra la nación de Argentina, con el respaldo de la Corte Suprema de Estados Unidos.

"La política de rescates financieros con los 'rescates internos" [bailout/bail-in] está en pleno vigor ya, y este ataque contra Argentina lo puso en movimiento", dijo LaRouche. El sistema financiero transatlántico del imperio británico está completamente en bancarrota, dijo LaRouche, y la situación está madura para que "explote o haga implosión de inmediato. Así que hacia donde nos conducimos es hacia una guerra mundial, un guerra mundial global". En esta batalla de vida o muerte, dijo LaRouche, Argentina "no puede capitular, no es posible. Uruguay se les ha unido; lo van a bloquear. Probablemente tendremos eso en toda Sudamérica, más o menos la totalidad lo van a bloquear. Esto va a ser un bloque internacional", señaló LaRouche.

"Porque Argentina no se puede someter; se extinguiría", subrayó LaRouche. "La mayor parte de Sudamérica se da cuenta de eso. Tienen que respaldar a Argentina. No en aras de Argentina, sino en aras de todo el continente".

El 16 de junio, la Corte Suprema de Estados Unidos emitió un decisión escrita por el cretino magistrado Antonin Scalia, en la cual se puso de lado de los más sanguinarios de los fundos buitre, NML Capital y Aurelius Capital Management, en sus esfuerzo para utilizar los tribunales estadounidenses para obtener información sobre los movimientos financieros argentinos en todo el mundo, a fin de apoderarse de los activos de ese país en cobro de sus bonos en incumplimiento. Así mismo, la Corte Suprema confirmó el fallo de una corte inferior del juez federal Thomas Griesa, en el sentido de que Argentina tenía que pagar de inmediato $1,500 millones de dólares a NML Capital y otros "holdouts", como le dicen a los acreedores que no aceptaron la reestructuración de la deuda soberana de Argentina en 2005, y de que los activos de Argentina en cualquier parte del mundo se podrían incautar para ejecutar el pago, incluyendo los $900 millones que Argentina debe pagar el 30 de junio a sus otros acreedores que sí aceptaron la reestructuración negociada en buena fe.

Argentina ha advertido repetidamente que dicho fallo podría llevar a un incumplimiento general de sus deudas. En realidad, el fallo amenaza con derribar todo el sistema financiero transatlántico en una orgía de saqueo depredador de las naciones, de sus poblaciones y de sus recursos, lo cual constituye precisamente la mortífera política de "rescates internos" (o "bail-in" por su término en inglés) tan ruidosamente anunciada por el imperio británico como su "solución final" a la bancarrota en que se hunde su sistema.

LaRouche también tomó nota del hecho de que el Presidente ruso, Vladimir Putin, quien no es del todo ajeno a las amenazas de guerra financiera en contra de su país, ha invitado a la Presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, a que asista a la próxima reunión del grupo de naciones del BRICS (Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica) este próximo 15 de julio en la ciudad de Fortaleza, Brasil, en donde también ha programado ya reuniones bilaterales con la jefa de Estado argentina. Las naciones de Asia-Pacífico, como ha subrayado LaRouche, están en una trayectoria económica ascendente basada en la ciencia y en el avance tecnológico, en tanto que el sistema transatlántico del imperio británico se hunde aceleradamente.

LaRouche indicó que "Rusia no va a capitular. ¡Eurasia, no va a capitular! Así que, en cierto sentido, nos dirigimos hacia una guerra termonuclear muy temprano, ¡globalmente! La única solución es, sacar a Obama del cargo ya; dejen que Wall Street se vaya a la bancarrota, que es en donde realmente está en principio. Y podemos proceder, de inmediato, en Estados Unidos, a adelantar un programa nuevo, un nuevo conjunto de relaciones y todo el desbarajuste quedará bajo control".

LaRouche ha presentado los puntos esenciales de dicho programa para la recuperación global en su documento del 10 de junio, "las cuatro leyes nuevas para salvar a EUA, ¡ya! No es una opción: es una necesidad inmediata". (Ver el texto completo en
http://spanish.larouchepac.com/node/21665).