Cómo controla el MI6 a los terroristas del EIIS

26 de junio de 2014

26 e junio de 2014 — Durante meses se pudo leer en los medios noticiosos que 400 británicos se habían unido a los yijadistas de Siria. El propio ministro de Relaciones Exteriores, William Hague, lo dio a conocer. Sin embargo, el número de estos yijadistas británicos es mucho mayor, y se reveló que algunos de ellos fueron entrenados, para ser yijadistas sunitas, por un mula saudí en búsqueda de yijadistas, en una mezquita británica bajo la vigilancia del MI6.

El diario londinense Independent informó el pasado lunes 23 que Khalid Mahmood, parlamentario de Birmingham, que al menos 1,500 británicos, cuando menos, se han unido a la yijad encabezada por terroristas en Siria e Iraq, y rechazó la cifra de 400 dada a conocer por Hague, y los 500 yijadista a los que hace referencia sir Peter Fahy, el jefe antiterrorista del Reino Unido. "Me imagino que 1,500 ciertamente sería el límite mínimo. Si ves por todo el país en su conjunto, ha habido un gran número de personas que han salido", afirmó Mahmood.

Algo que es mucho más revelador es el informe de que algunos de esos yijadistas fueron entrenados por un predicador saudí que operaba desde una mezquita en Cardiff. El diario londinense Mail Online señaló el 24 de junio que Mohammed al-Arifi, quien ha hecho llamados por una guerra santa para derrocar al gobierno de Bashar al-Assad, habló en el centro Al Manar en Cardiff, Wales. A pesar de tener prohibida la entrada a Suiza por sus puntos de vista extremos, al-Arifi ha visitado varias veces al Reino Unido. Él es un musulmán sunita, y lo han acusado del agitar las tensiones con los musulmanes shiítas, a quienes acusa de secuestrar, cocinar y despellejar niños. Una fuente cercana a la comunidad yemení en Cardiff le dijo al Mail Online: "Estos jóvenes fueron preparados [en Al Manar] para pelear contra los shiítas, pelear contra esa gente, ahí es donde empezó esto. La educación [en Al Manar] ayudó a reclutar gente. Si alguien trata de reclutarme, yo no iría a menos de estar convencido. Pero una vez que son preparados, todo lo que se necesita es que alguien diga 'ven y yo te llevo' ".