China y Korea del Sur avanzan en la unidad eurasiática, para la consternación de Obama

5 de julio de 2014

5 de julio de 2014 — El Presidente de China Xi Jinping, en compañía de 250 importantes líderes empresariales llegó a Seúl el jueves 3, para una visita de dos días, que tuvo un inicio explosivo. Xi y Park Geun-hye, Presidente de Corea del Sur, anunciaron los acuerdos para hacer intercambios directos en yuan y won (sus monedas nacionales), de modo que sus crecientes relaciones comerciales puedan llevarse a cabo con sus propias monedas, en vez de hacerlas en dólares, liberándolos de los cargos por la transacción doble y de las fluctuaciones en el valor del dolar. El yuan es solo la segunda moneda después del dolar, que tiene una convertibilidad directa en el won.

Además en la conferencia de prensa conjunta, el Presidente Park dijo que Corea del Sur y China contemplan concluir para finales de este año las conversaciones sobre el comercio que vienen sosteniendo desde hace tiempo. China además acordó incluir a Corea del Sur como uno de los países que puede invertir en el mercado de valores chino.

La agencia de noticias AP señala que el comercio de Corea del Sur con China el año pasado fue de 229 mil millones de dólares, excediendo el valor combinado del comercio de Corea del Sur con Estados Unidos y Japón. Después de la reunión el Presidente Xi le dijo a los periodistas que los dos países se esforzarán por llevar su intercambio comercial a 300 mil millones de dólares. El año pasado, el comercio de Estados Unidos con Corea del Sur se estancó en 125 mil millones de dólares, una cifra similar a la del año anterior.

China es también un mercado enorme y una base de producción para los exportadores de Corea del Sur como Samsung, Hyundai, y LG, que son inversionistas extranjeros clave para China. Las ventas de Samsung en China se elevaron de 23 mil millones de dólares a 40 mil millones de dólares en el 2013. AP además informa que Corea del Sur anuncio que planea hacer de Seúl un centro enorme para el comercio con el yuan.

Quien expresa mejor la respuesta que Estados Unidos da a esto, es Jane Perlez, escritorzuela del New York Times quien afirma que el viaje de Xi solo intenta "desbaratar las alianzas de Estados Unidos en el Noreste de Asia, y fortalecer su argumento para una nueva arquitectura de seguridad en la región, en donde China juega el papel predominante". Para estos voceros de Wall Street, el verdadero desarrollo no tiene ninguna importancia.

El Presidente Xi esta rompiendo con la costumbre al ir de visita a Seúl antes de visitar a Pyongyang, Corea del Norte; pero una razón importante por la que Corea del Sur ha rechazado firmemente la presión de Estados Unidos para crear un bloque contra China, con Estados Unidos y Japón —incluso negándose a que se coloque en su territorio los cohetes intercontinentales— es que China, igual que Rusia, está ayudando a crear una solución real al problema de Corea del Norte, al ofrecer una solución de desarrollo para el Norte, en vez de hacer exigencias unilaterales al estilo de Obama.