Se acelera el ritmo de la sequía en California

7 de julio de 2014

7 de julio de 2014 — Desde que el Presidente Obama prometió unos miserables $200 millones de dólares en ayuda para hacer frente a la sequía en California, durante su viaje montado para la publicidad a ese estado el 14 de febrero de este año, poco menos que nada ha hecho el gobierno para hacerle frente a la sequía en California, la más severa en varios cientos de años, lo que pone en peligro todo el suministro de alimentos en Estados Unidos y en varios otros países. Obama utilizó buena parte de esa visita para despotricar sobre los supuestos efectos del "cambio climático".

Ahora, la sequía de largo plazo ha alcanzado un nivel aún más avanzado, en donde lo más significativo es el ritmo con que se extiende. El Monitor de Sequías de EU, clasifica las sequías en cinco niveles: las tres formas de sequías más significativas son, en orden de gravedad, "Sequía Grave", "Sequía Extrema" y "Sequía Excepcional". Comparando el nivel de sequía del año anterior (2 de julio del 2013) con el año en curso (1 de junio de 2014), el Monitor sobre Sequías revela el trayecto destructivo de la sequía. Hace un año, el 92.7% de California sufría una "Sequía Grave"; hoy es el 100%; hace un año el 0% del estado estaba bajo una "Sequía Extrema", hoy es el 78.9%; y hace un año el 0% del estado sufría una "Sequía Excepcional", hoy es el 36.5%. La sequía excepcional se define como "pérdidas excepcionales y extendidas de pastura y cosechas; escasez de agua en los embalses, arroyos y pozos que crean emergencias por el agua".

La emergencia exige que el gobierno destine decenas de miles de millones de dólares inmediatamente para la desalinización nuclear y para estudiar y trabajar sobre la modificación del clima, es decir, los sistemas eléctricos en tierra que ionizan regiones localizadas de la atmósfera, lo que permite la modulación controlada de la atmósfera. Desde el 14 de febrero, Obama no ha dicho prácticamente ni una palabra sobre esto.