Nuevas revelaciones de Snowden: la Agencia de Seguridad Nacional y Canadá espiaron al Ministerio de Minas de Brasil

10 de octubre de 2013

10 de octubre de 2013 — Luego del escándalo reciente sobre el espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) a Dilma Rousseff, Presidenta de Brasil, y a la compañía petrolera del Estado, Petrobras, lo que llevó a Rousseff a cancelar la visita a Washington que tenía programada, la televisión brasileña TV Globo dio a conocer el 6 de octubre que la NSA, en colaboración con el Communications Security Establishment de Canadá (CSEC en sus siglas en inglés), también estuvieron espiando al Ministerio de Energía y Minas de Brasil, que regula todas la concesiones petroleras, el desarrollo de las riquezas minerales, y los proyectos hidroeléctricos del país.

Los periodistas Glenn Greenwald y Sonia Bridi, que le entregaron esta información a TV Globo, se basaron en documentos del ex empleado de la NSA, Edward Snowden. Estas revelaciones recientes con toda seguridad van a acabar con lo poco que queda de respeto a Barack Obama o de la autoridad de la que gozaba en Brasil, o incluso en Iberoamérica.

La Presidenta Rousseff está furiosa, y emitió hoy, por Twitter, la siguiente declaración: "Es urgente que estados Unidos y sus aliados cesen sus actividades de espionaje de una vez por todas. Este espionaje es una afrenta a la soberanía de las naciones y a la privacidad de las personas y las compañías... Repudiamos esta guerra cibernética".

Rousseff señaló que detrás del espionaje hay una "motivación económica y estratégica", en particular por parte de Canadá —cuyo jefe de Estado, recuerden, es la reina de Inglaterra— quien desde hace décadas, con codicia, le puso el ojo a la riqueza mineral de Brasil. La NSA y la CSEC supuestamente registraron llamadas de teléfono y comunicaciones de internet, entre funcionarios de alto nivel del ministerio de energía brasileño, incluyendo llamadas y correos electrónico hechos a través de supuestos canales seguros, informó hoy el periódico Wall Street Journal.

Según los documentos de la NSA, los resultados del espionaje fueron compartidos con el Reino Unido, Australia, y Nueva Zelandia, que todas junto con Estados Unidos y Canadá conforman una agrupación de inteligencia que se conoce como "Five Eyes" (Cinco ojos). Luis Figueredo, el Ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, llamó al embajador de Canadá para darle a conocer la "indignación" del gobierno brasileño por la violación de la soberanía de Brasil, por lo que le exigió diera explicaciones al respecto.