Merkel en China: ni crédito ni energía nuclear

9 de julio de 2014

9 de julio de 2014 — La canciller alemana Angela Merkel concluyó su visita de tres días a China con una diatriba desquiciada en contra del uso del crédito para el desarrollo, y remató luego despotricando en contra de la energía nuclear. En su discurso en la Universidad Tsinghua, Merkel dijo, según Reuters: "Estoy en contra del crecimiento que se financia con crédito. Es mejor tener un crecimiento de la economía mundial más lento que depender de un crecimiento [basado en un creciente endeudamiento] sin preocuparse de nada".

Aunque viajaba con una gran delegación de empresarios alemanes y aunque ella y el Primer Ministro Li Keqiang fueron testigos de la firma de un contrato con la empresa europea fabricante de aviones Airbus para fabricar 100 helicópteros, por más de $400 millones; y a pesar de que Lufthansa también firmó un acuerdo para establecer una nueva empresa conjunta con su socio Star Alliance de Air China; a pesar de todo eso, parece que Merkel quiere que estos aviones vuelen con energía solar. Xinhua informó que ella se jactó de que Alemania "genera una cuarta parte de su energía de fuentes renovables y se espera que esta cifra se eleve al 50% en unos cuantos años" y que Alemania "ha decidido deshacerse gradualmente de su energía nuclear y abandonarla totalmente para el 2020".

Dijo que "Alemania y China se van a unir para hacerle frente a problemas globales como el cambio climático y sostener discusiones en la Conferencia de París de Participantes de la Convención Marco sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas (UNFCCC por siglas en inglés) en el 2015".

Por supuesto, dijo que para lograr esta utopía de "desarrollo sustentable" China tenía que adherirse a "la democracia, al imperio de la ley y a la economía social de mercado" y que solo puede ser exitosa una sociedad que es "abierta, pluralista y que ofrece libertad".