Crisis en la frontera México-EU: el pago por la política de drogas de Obama y Soros

8 de julio de 2014

8 de julio de 2014 — La política de legalización de las drogas del especulador multimillonario George Soros, que ha empezado a implementar en Estados Unidos el Presidente Obama, ha llevado a una crisis en la frontera entre México y Estados Unidos que el general John Kelly, comandante del Comando Sur de EU, calificó de "existencial". Lo que empeora la situación es que Kelly no está recibiendo los recursos para hacer algo al respecto. "En comparación con otras amenazas globales, el casi desplome de las sociedades en el hemisferio con el flujo asociado de drogas e inmigrantes indocumentados, se considera frecuentemente como de menor importancia", le dijo Kelly en entrevista en un artículo en Defense One del 5 de julio. "Muchos argumentan que estas amenazas no son existenciales y no representan una amenaza para nuestra seguridad nacional. Yo estoy en desacuerdo".

El comando de Kelly se vio afectado por el embargo presupuestario y los permisos involuntarios sin paga del año pasado y los servicios militares tienen muy pocos recursos, cuando los tienen, para proporcionarlos al Comando Sur debido a los recortes presupuestales. El 18 de marzo pasado, le dijo a los reporteros en el Pentágono, que el Comando Sur es el que tiene la menor prioridad de los cinco comandos de combate regionales. El resultado es que él obtiene 5% de los activos que necesita para realizar el trabajo de intercepción de drogas que se le ha encomendado. "Puedo ver el flujo" de drogas pasando por la región usando agentes de inteligencia y vigilancia, dijo. "Simplemente no tengo medios para ser consecuente" y poder hacer algo al respecto.

"Toda esta corrupción y violencia se debe directa o indirectamente a la insaciable demanda de drogas en EU, en particular de cocaína, heroína y ahora metanfetaminas" le dijo Kelly a Defense One. "Todo lo cual se produce en América Latina y se contrabandea a Estados Unidos a lo largo de una red increíblemente eficiente, en la cual todo —cientos de toneladas de drogas, seres humanos, terroristas, potenciales armas de destrucción masivas o niños— se puede mover, siempre y cuando paguen la cuota".

La advertencia de Kelly se parece mucho a la del general retirado Barry McCaffrey, quien fue también comandante del Comando Sur en los 90 y después fungió como zar antidrogas con el Presidente Clinton. La diferencia es que Kelly está ahora operando en el ambiente de legalización de drogas de Soros y Obama y el genocidio que le está imponiendo el FMI a los países de Centroamérica, así que no debe de sorprender que la población esté abandonando esos países y tratando de escapar de las condiciones de edad de las tinieblas que ahora existen como resultado.