Se cierra cada vez más el cerco de la historia para el demagogo Obama

12 de julio de 2014

11 de julio de 2014 -– La crisis social que atraviesa las fronteras de todos los países, generada por la desintegración de la economía, en contraste con el comportamiento estrambótico de Obama, confluyen aceleradamente para poner en el orden del día la necesidad de llevar a Obama a un juicio político, como lo ha planteado Lyndon LaRouche, a quien se han sumado muchos otros recientemente. Incluso la pusilánime propuesta del presidente de la Cámara de Representantes, John Boehber, está quedando en ridículo frente al hecho de que las bases de su partido lo que quieren no es que "demande" a Obama, sino que lo enjuicie por sus burlas sistemáticas a la Constitución. El último de estos desplantes demagogos de Obama quedó al desnudo con su gira a los estados fronterizos en donde manifestó su desprecio ante la crisis de los niños inmigrantes.

En una gira para recabar fondos para el partido, por los estados de Colorado y Texas —mientras que el sistema financiero se desintegra— Obama aprovechó la ocasión del discurso que dio en Austin, Texas, para intentar responder burlonamente a las voces crecientes que piden su enjuiciamiento político en Estados Unidos. El tema que escogió para su discurso fue la celebración del sexto mes aniversario de su anuncio de que gobernaría por decreto, mediante "órdenes ejecutivas", todo lo que le fuese posible. El periódico de Washington, DC, Politico, destaca que Obama intento hacer un comentario sarcástico de que por ahí andan diciendo que lo van a enjuiciar: " 'Oyes que algunos dicen, !demándenlo! !Enjuícienlo!', comento Obama en un discurso relajado y agresivo, como si anduviera en campaña... para luego hablar de la resistencia a la que se ha enfrentado por firmar más de 40 órdenes ejecutivas. '¿De verdad? ¿Porque, por hacer mi trabajo?' "

Politico comenta que Obama fue "tan agresivo, que se quedó recostado sobre el podio con los brazos caídos, 'mandando a sentar' a algunos espectadores molestos, y ordenando a los agentes de seguridad del Servicio Secreto que no se molesten en sacarlos", y les explicó que " 'yo ya no tengo que hacer campaña para ningún cargo, así que yo puedo darles con todo' ".

Luego en Colorado al día siguiente, según la reseña del periódico The Hill, "Obama se burló de los legisladores republicanos que están 'enojados conmigo porque sigo adelante haciendo cosas. No sé qué es lo que les resulta más ofensivo, crear empleos o aliviar el peso de la deuda de los estudiantes, o elevar los salarios, pero eso realmente los tiene molestos... Tienen un plan para demandarme por tomar medidas ejecutivas que son parte de mi autoridad, mientras que ellos no hacen nada' ".

Pero a varios congresistas demócratas no les hace ninguna gracia. El representante Henry Cuellar (demócrata de Texas), le dijo a Andrea Mitchell en el noticiero de MSNBC, que Obama "va a estar a unas 500 millas de Dallas y, de hecho, va a estar a 242 millas desde Austin al otro acto para sacar fondos que va a tener. Así que, está tan cerca de la frontera. Y déjenme decirles: cuando lo ví —y no quiero decir la palabra 'estrambótico', pero bajo las circunstancias— cuando aparece en Colorado jugando al billar y tomando cerveza, y no puede viajar 242 millas a la frontera de Texas?". Cuellar representa el distrito de Texas que hace frontera con México, que recientemente ha visto una oleada de menores de edad provenientes de Centroamérica, y ha acusado a Obama de estar "un paso atrás" de la crisis en la frontera, y dijo que esperaba que esa negativa de Obama a visitar la frontera no se convierta en su "Katrina", en referencia a la actitud de George Bush que no quiso interrumpir sus vacaciones en Texas para visitar Nueva Orleans devastada por el huracán Katrina.

Cuellar también puso en duda la supuesta reunión de Obama con "con líderes locales", y comentó que "cuando habló de sus reuniones con líderes locales anoche, recibí algunas llamadas que me decían '¿Quiénes son esos líderes locales?' Ciertamente no son los líderes locales de la frontera", subrayó Cuellar.

El representante demócrata de Texas, Filemon Vela, quien acaba de hacer una gira por las instalaciones de la frontera donde se encuentran los menores de edad detenidos y participó en una audiencia en el lugar, dijo: 'Se trata más bien de ver a los niños y lo que están pasando, más que ver las instalaciones mismas. Todos hemos pasado por cosas difíciles en la vida, ya sea un familiar o un amigo que muere o que tenga una enfermedad grave. Yo también he vivido esas cosas, y aparte de todo eso, nunca en mi vida he visto nada peor... Es el elemento humano, que no solo el Presidente, sino todo el que vaya a estar involucrado en tomar decisiones con respecto a esta crisis, debería ver".