Lanza Israel la guerra en Gaza: "Operación Protección de la Frontera" apunta a Hamas

9 de julio de 2014

9 de julio de 2014 — En la más reciente intensificación de la ya planeada guerra en contra del gobierno de unidad palestina, recientemente constituido, los aviones de guerra de Israel llevaron a cabo una serie de bombardeos por toda la Franja de Gaza el martes 8 de julio. En una incursión de bombardeo de un F-16 en contra de un hogar en el pueblo de Khan Younis, al sur de Gaza, fueron asesinadas siete personas, y en un incidente por separado, fue asesinado con un cohete un líder local de Hamas.

Mientras que el Primer Ministro de Israel Benjamin Netanyahu alega que los ataques se están llevando a cabo en represalia por el secuestro y asesinato de tres jóvenes de la yeshivá (escuela talmúdica) cerca de Hebron en la Ribera Occidental, la realidad es que el gobierno israelí viene planeando el asalto en contra de Hamas en Gaza desde el momento en que se anunció el acuerdo de unidad entre Hamas y Fatah y se formó un gobierno tecnócrata interino, mientras se celebran las elecciones.

Hasta el periódico israelí Ha'aretz reivindica a Hamas de cualquier responsabilidad por los asesinatos en la Ribera Occidental y por los lanzamientos de cohetes en contra de Israel realizados desde Gaza en las últimas 48 horas. Ha'aretz informó hoy que se sabe que los ataques con cohetes fueron realizados por la Yihad Palestina Islámica y el Comité Popular, pasando por encima de las objeciones de Hamas, que ha mantenido un cese al fuego con Israel desde noviembre del 2012. El líder de Hamas Khaled Mashal hizo concesiones significativas para garantizar un acuerdo para un gobierno de unidad con Fatah, entre ellas el respaldo a todos los acuerdos previos entre Israel y la Autoridad Palestina.

Netanyahu se encuentra en un dilema, entre profundas divisiones dentro de su propio gabinete sobre hasta dónde ir en la incursión en Gaza. Hoy, el Ministro de Relaciones Exteriores, Avigdor Lieberman, empezó a distanciarse de Netanyahu, al anunciar que su partido con base en inmigrantes rusos había roto su asociación con el Likud, aunque no se retiraron del gobierno. Personajes prestantes de inteligencia de Israel, entre ellos el ex director de la Mossad, Efraim Halevy, han dicho públicamente que el acuerdo de unidad entre Hamas y Fatah es bueno para Israel porque Hamas es vital para mantener la seguridad en Gaza.

En los enfrentamientos de hoy, las bombas y cohetes de Israel alcanzaron 50 sitios por separado de Gaza, en tanto que algunos de los cohetes disparados desde Palestina contra Israel, alcanzaron a llegar hasta Tel Aviv.

Como se informó ayer, funcionarios tanto de Israel como de Palestina están en pánico ante la rápida intensificación de la violencia y su incapacidad para controlar las facciones radicales.

El ministro de la Defensa Ya'alon anunció hoy que Israel planea intensificar sus ataques en contra de Gaza y que la Operación Protección de la Frontera va a continuar "algo más que los próximos días".

El asalto contra Gaza se produce en un momento en que toda la región se encuentra desestabilizada y podría desencadenar conflictos sectarios que podrían prolongarse durante generaciones en una repetición de la guerra de los cien años que asoló a Europa en el siglo XVI. Ese tipo de guerra poblacional permanente es precisamente lo que los británicos han estado promoviendo para la región, remontándose hasta el tiempo del plan original de Bernard Lewis a fines de los 1970. Entre el conflicto sunita versus chiíta que promueve la oligarquía anglosaudita, y el conflicto israelí-palestino que han venido manipulando los británicos en todo el período de la posguerra, toda la región del suroeste asiático está en la picota.